Sudáfrica rinde homenaje al cantante Johnny Clegg, su "zulú blanco"

De su presidente al simple ciudadano, los sudafricanos rindieron homenaje el miércoles a su "zulú blanco", el cantante Johnny Clegg, fallecido a los 66 años, destacando su lucha contra el apartheid.

"Una querida, inspiradora y heroica voz se ha apagado y nos ha dejado sin un compatriota excepcional y un icono de la cohesión social y del antirracismo", declaró con énfasis el jefe de Estado, Cyril Ramaphosa. "Johnny Clegg siempre vivirá en nuestros corazones y en nuestros hogares".

Johnny Clegg murió el martes en su residencia en Johannesburgo tras luchar durante cuatro años contra un cáncer de páncreas.

Nacido en el Reino Unido, Johnny Clegg se inspiró de la cultura zulú para crear su música, una mezcla de ritmos africanos y pop occidental, desafiando abiertamente al régimen del apartheid.

Su álbum "Scatterlings of Africa" en 1982 lo propulsó a lo alto de las listas de ventas en Reino Unido y Francia.

Uno de sus éxitos mundiales, "Asimbonanga" ("No lo vimos", en lengua zulú), está dedicado a Nelson Mandela, héroe de la lucha antiapartheid.

La Fundación Mandela rindió homenaje el miércoles "al ícono de la música y al luchador de la libertad Johnny Clegg", según lo calificó en Twitter.

"Seguiremos cantando 'Asimbonanga' y seguiremos trabajando para el país de sus sueños", prosiguió.

"Fue un regalo de Dios", abundó un emocionado Sipho Mchunu, con quien Johnny Clegg fundó, con 17 años, su primer grupo, llamado "Juluka". "Era más que un hermano (...), tengo el corazón roto", añadió el músico, en la emisora de radio 702.

Numerosos sudafricanos se sumaron a estos homenajes, en un país que sigue viviendo entre fuertes tensiones raciales, un cuarto de siglo después de la caída del régimen racista blanco.

"Si piensa que Johnny Clegg era solo un tipo blanco que hablaba zulú, no entendió nada de lo que hizo para la cultura y todas las puertas que abrió para otros artistas", tuiteó uno de sus seguidores, Thabane Ndamase-Thabethe.

"Es sobre todo trágico perder a un artista así y a un ejemplo para nuestro país", reaccionó por su parte Stefan Ehrenreich, músico de Ciudad del Cabo. "Su estilo de música que mezclaba las razas y las culturas era totalmente único", afirmó a la AFP.

"Su música atravesaba las culturas (...), fue detenido varias veces", recordó el empresario Andre Ford, también de Ciudad del Cabo, en declaraciones a la AFP. "Pero esto no le impidió continuar y hacer caer las barreras del apartheid".

El anuncio de la muerte del "zulú blanco" desató una avalancha de tributos en todo el continente africano.

La estrella senegalesa Youssou N'Dour quien, como Clegg, incorporó el pop internacional a los sonidos africanos, recordó que "marcó para siempre al mundo con su audaz lucha antiapartheid". "Le estaremos eternamente agradecidos por su canción 'Asimbonanga'", añadió.

Moussa Soumbounou, director general de Universal Music Africa, habló de "uno de los símbolos de la reconciliación posapartheid en Sudáfrica". "Más allá de su inmenso talento, cristalizó y acompañó la salida de este periodo delicado de la historia africana".

Un homenaje público será organizado en el país en una fecha todavía por definir, dijo su mánager Roddy Quin, aunque será enterrado en la más estricta intimidad.

Clegg estaba casado con Jennifer Bartlett desde hacía tres décadas, con quien tenía dos hijos, Jesse y Jaron.

"Gracias por los regalos mágicos que nos diste", afirmó su hijo Jesse en Facebook. "Me inspiraste como músico y como hombre", dijo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes