Superstición acecha recital de Elton John en México

MÉRIDA ( AFP). Elton John iluminará el sábado con su música las míticas ruinas mayas de Chichen Itzá (sureste de México) en un concierto que despertó protestas de indígenas, investigadores y -dicen- hasta de los dioses, que habrían provocado el derrumbe parcial que sufrió el escenario.

Para la tarde de este viernes se espera la llegada del cantante y pianista británico de 63 años, en un vuelo privado y bajo fuertes medidas de seguridad.

Cuando faltaban 72 horas para el concierto, parte de la estructura del escenario se desplomó, resultando heridos tres operarios, uno de ellos con fracturas graves en una pierna.

Mientras los organizadores se apresuraron a confirmar que el contratiempo no pone en riesgo el recital, algunos funcionarios advertían que pudo haber sido obra de los aluxes, una figura de la cultura maya similar a los duendes, que hacen travesuras cuando están molestos.

Estos seres habrían actuado así porque no se pidió permiso a los dioses mayas de Chichen Itzá para la realización del evento en este antiguo centro ceremonial prehispánico.

"En cada concierto, en la madrugada, se realiza un ritual para pedir permiso y esta vez no se efectuó", dijo Francisco Torres, secretario de Obras Públicas del estado de Yucatán (sureste), según publicó el viernes el diario Reforma.

Esta ceremonia sí se llevó a cabo en ocasiones anteriores, previo a los conciertos que dieron en estas ruinas, Patrimonio de la Humanidad desde 1988, el tenor español Plácido Domingo en 2008 y la soprano inglesa Sarah Brightman en 2009.

Más allá de supersticiones, la actuación de Elton John ha sido criticada en las últimas semanas por expertos y miembros de la comunidad maya que rechazan el uso del sitio para eventos masivos que puedan dañarlas y que tengan afán de lucro.

Los 40 investigadores de la delegación en Yucatán del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), responsable de la conservación de los sitios arqueológicos de México, publicaron la semana pasada un comunicado de protesta en la prensa local.

Chichen Itzá "no es una escenografía para el lucimiento de un artista, el disfrute de una élite y ganancias políticas y económicas sólo para un grupo formado por unos cuantos, así como para poderosas transnacionales", recalcaron.

El recital tiene aforo para 6.000 espectadores y ya se han vendido alrededor del 90% de los boletos, con precios que oscilan entre los 10,000 pesos mexicanos (800 dólares) y los 1,000 (80 dólares).

Por su parte, el sacerdote maya Valerio Canché, líder de la agrupación "Mayao'b", lamentó a la AFP "la gran discriminación de las autoridades con nuestros hermanos de la raza maya. Para ellos sólo existimos en momentos muy precisos y para objetivos muy concretos dentro de sus objetivos".

Estas críticas, que ya fueron emitidas contra los conciertos de Domingo y Brightman, han sido rechazadas por el estatal Patronato Cultural, organizador de estos eventos, que defiende que las cuentas de los recitales están claras y que forman parte de la promoción del sitio.

El gobierno de Yucatán anunció esta misma semana la compra de los terrenos en los que se ubican las ruinas de Chichen Itzá por 17,6 millones de dólares a particulares y ha adelantado un próximo concierto allí del ex Beatle Paul McCartney todavía sin fecha.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada