Tamara Ecclestone se plantea dejar de dar el pecho, su hija tiene 4 años

Cuando su pequeña Sophia llegó al mundo, fruto de su matrimonio con Jay Rutland, la vida de Tamara Ecclestone y su imagen pública dieron un vuelco radical: de ser otra rica heredera con un turbulento historial sentimental que participaba en realitys y no se perdía una fiesta, pasó a convertirse en una mujer de familia dedicada en cuerpo y alma a su bebé.

Desde entonces, la maternidad se ha convertido en su tema de conversación favorito en sus apariciones públicas y entrevistas, en las que nunca evita pronunciarse sobre los asuntos más controvertidos que rehuyen otras celebridades, como la manera en que educa a Sophia -a quien muchos se refieren como "la niña más mimada de Reino Unido"- o su decisión de continuar adelante con la lactancia materna hasta que sea su hija quien decida parar.Y parece que ahora que ha cumplido los 4 años ha llegado el momento, tal y como ha revelado su famosa madre haciendo gala de su naturalidad habitual.

"Creo que se trata de una fase que Sophia ya casi ha superado, y me parece bien. Ha sucedido de forma natural y lo he visto venir", ha explicado la hija del antiguo jefe de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, en una entrevista a la revista HELLO! "Ahora recurrimos a la lactancia solo antes de la hora de dormir. Forma parte de su rutina de antes de ir a la cama. Se baña, después leemos cuatro cuentos y entonces toma el pecho. Así es como se queda dormida, es su costumbre. Nunca ha necesitado un chupete o el biberón para calmarse".

En el pasado, la socialité británica tampoco ha tenido reparo en reconocer que jamás ha pasado una noche separada de su pequeña, quien de hecho sigue durmiendo en la cama de sus padres. Pese a que ese tipo de comentarios le han valido muchas críticas de quienes se creen con derecho a juzgar cómo cuida de su hija, ella siempre se ha tomado con sentido del humor esos comentarios e incluso ha sido la primera en reconocer las desventajas que implica ese estilo de crianza: en su caso, por ejemplo, que su vida sexual se tenga que desarrollar fuera del dormitorio conyugal.

"Te hace ser más creativo e imaginativo. Y nosotros tenemos la suerte de pensar igual: Sophia es nuestra prioridad. Puede que no sea algo para todo el mundo. Cada persona cultiva sus relaciones a su manera y no me gusta juzgar a los demás", reconocía hace tiempo a su paso por un programa televisivo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes