El hijo de Tommy Lee culpa al alcoholismo de su padre de su enfrentamiento

Apenas dos días después de que su famoso padre, Tommy Lee, le acusara de propinarle una paliza en el interior de su propia vivienda para huir posteriormente de la policía, el joven Brandon -el mayor de los dos hijos que el músico tuvo con su exmujer Pamela Anderson- ha decidido responderle a través de un comunicado público en el que culpa de lo sucedido a los supuestos problemas con el alcohol del roquero.

"Los eventos que han tenido lugar en los últimos días resultan devastadores, y son consecuencia del alcoholismo de mi padre", comienza Brandon, que actualmente está siendo investigado por las autoridades por un posible cargo de agresión agravado por las afirmaciones de Tommy Lee de que su primogénito tenía acceso a armas de fuego.

"He trabajado duro, he organizado intervenciones para él y resulta muy frustrante que nada de lo que he hecho haya dado resultado. Esperaba que, con un poco de suerte, la rehabilitación de mi padre y sus problemas para permanecer sobrio fueran un asunto privado, pero sus acusaciones en las redes sociales me han obligado a romper mi silencio. Me siento obligado a hablar".

En referencia a los posibles problemas con la justicia que se deriven del altercado, Brandon se ha mostrado muy tranquilo y dispuesto a colaborar en todo lo posible para aclarar cuanto antes tan feo asunto.

"He cooperado con la policía y seguiré haciéndolo, tanto como lo necesiten. Quiero a mi padre, y mi único deseo es que sea feliz, que esté sano y sobrio", concluye el joven de 21 años. Su versión de los hechos coincide con el relato que comenzó a circular poco después de que Tommy Lee compartiera en Instagram una imagen en la que aparecía con varias magulladuras en el rostro, alegando que había sido su retoño quien se las había causado.

En aquel momento varias fuentes ya apuntaron a que Brandon únicamente habría actuado en defensa propia, algo que el batería de Mötley Crüe negó con firmeza a través de Twitter, la misma plataforma que ahora ha utilizado para aclarar que no es alcohólico.

"Me muero de la risa... Soy más feliz que nunca antes en toda mi vida. Es cierto que me tomo alguna bebida, ocasionalmente, porque estoy jubilado, jo**r, y me gusta disfrutar de la vida. He trabajado durante más de 30 años, me lo merezco", aseguró de nuevo en Twitter, desmintiendo que su hijo hubiera intentado ayudarle. "No has planeado ninguna intervención, y apenas me hablas cuando estás aquí. Solo te estás protegiendo a ti mismo", añadió antes de anunciar que abandonaba temporalmente las redes sociales para no seguir leyendo "más mentiras".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes