Ubicación de tumba de Jackson, un misterio

GLENDALE, California (AP). El Gran Mausoleo, hecho de mármol y concreto en el cementerio Forest Lawn Memorial Park estaba ligeramente abierto al público desde antes de que Michael Jackson fuera sepultado en algún lugar de ahí, en un verdadero laberinto de varios pasillos.

Sólo hay que decirle al guardia que uno quería entrar para ver un vitral de "La última cena", y es posible recorrer una parte de las catacumbas durante unos 10 minutos, sin que nadie le pregunte a uno nada.

Pero esas secciones abiertas son sólo una parte del extenso inmueble que se yergue como un edificio de varios pisos y que tiene más espacio subterráneo.

Así que, ¿dónde yace el Rey del Pop dentro de este monolito? Esa información quedaría en secreto durante generaciones.

El viernes, una familia de turistas preguntó a un guardia si la tumba del superastro era privada. El guardia respondió que sí.

"¿Privada, para siempre?", insistió uno.

"Privada, para siempre", contestó el vigilante.

No hay admiradores, no hay paparazzi y hasta ahora, nadie que insiste mucho en echar un vistazo con el fin de descubrir en qué bóveda está el féretro dorado de Jackson.

Quizás, la ubicación exacta no sea conocida jamás sino por un grupo selecto. Un huésped que asistió a la ceremonia de Jackson dijo a The Associated Press que el ataúd no había sido colocado en la bóveda cuando se fueron los asistentes al sepelio.

El invitado habló a condición de permanecer anónimo, por la índole delicada del tema.

Bajo el sol requemante del mediodía, una mujer con una cámara no recibió permiso de entrar al mausoleo. Los guardias pidieron también que se marchara un reportero de radio, quien trató de entrar y luego comenzó a entrevistar gente en el exterior.

Jackson fue sepultado el jueves, a más de dos meses de su muerte, en el ataúd dorado, adornado con una corona llena de joyas que le colocaron sus hijos.

Al último adiós del Rey del Pop asistieron celebridades como Elizabeth Taylor, Barry Bonds, Macaulay Culkin y la ex esposa de Jackson, Lisa Marie Presley. La ceremonia privada se realizó fuera del impresionante mausoleo.

Cuando la ceremonia de una hora y media terminó, la madre de Jackson parecía muy perturbada y tuvo que ser escoltada hasta su auto, según un invitado al servicio. La persona, que pidió no ser identificada por la seriedad del asunto, dijo que el servicio fue sencillo pero conmovedor.

Gladys Knight cantó para la ceremonia y Clifton Davis interpretó "Never Can Say Goodbye". Un ministro habló brevemente, aunque no hubo una lectura de la Biblia. Los amigos de Jackson y sus familiares tuvieron la oportunidad de hablar y varios expresaron su admiración por la familia Jackson.

También recordaron el sentido del humor de Michael y aseguraron que si estuviera con ellos continuaría riendo y sonriendo.

Luego de estas participaciones, los asistentes se pusieron de pie y siguieron al ataúd profusamente adornado, al tiempo que los cinco hermanos del cantante lo transportaban hacia el mausoleo. Cada uno tenía puesta una corbata roja y un guante adornado con brillantes.

La hija de Jackson, Paris, de 11 años, lloró mientras el grupo entraba al imponente edificio y su tía LaToya acudió a reconfortarla.

Dentro del mausoleo, Knight interpretó el himno "Our Father", que hizo llorar a más de uno. El asistente dijo que Katherine Jackson apenas logró llegar al mausoleo, estaba conmovida y se echó para atrás, no estaba claro si logró entrar.

Paris y sus hermanos Prince Michael, de 12 años, y Prince Michael II, de 7, comenzaron la ceremonia colocando la corona sobre el ataúd de su padre. Los pequeños lograron mantenerse con fuerza durante buena parte del acto.

Dos enormes fotografías de Jackson en su tiempo de explosiva juventud estaban montadas junto al ataúd, además de adornos de lilas y rosas.

No hubo una explicación para los asistentes sobre el retraso del servicio. Taylor, de 77 años, y otros tuvieron que esperar en medio del calor del verano la llegada de la familia Jackson. Algunos de los invitados utilizaron los programas del servicio como abanicos.

La policía acompañó la caravana de 31 autos de la familia,entre los que había Rolls-Royce y Cadillacs, en un trayecto de 20 minutos de Encino a Forest Lawn, el vehículo con el cuerpo de Jackson era el último del grupo.

Jackson compartirá su reposo con estrellas como Clark Gable, Jean Harlow y W.C. Fields, que también yacen en el mausoleo. El cantante estará fuera del alcance de sus fanáticos, para evitar que el lugar se convierta en un sitio de peregrinación.

Lo más cerca que podrán llegar es a la sección del mausoleo que tiene la reproducción de "La última cena", de Leonardo da Vinci. El vitral es presentado al publico que asiste al cementerio, pero el resto del edificio permanece cerrado.

La familia Jackson reservó un restaurante italiano en Pasadena para reconfortar a los asistentes, una práctica tradicional en Estados Unidos. Integrantes de la familia e invitados entraban y salían del restaurante hasta altas horas de la noche.

La ceremonia concluye meses de especulación sobre el lugar donde permanecerían los restos del cantante. Muchos habían pensado que descansaría en su finca de Neverland.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada