En Viña del Mar ya no queda nada por mostrar

Viña del Mar, Chile ( EFE). En el Festival de Viña del Mar ya no queda nada por mostrar: si la reina del certamen, la modelo argentina Andrea Dellacasa se lanzó hoy a la piscina prácticamente desnuda, la soberana de la prensa, una playboy de ese mismo país, promete no quedarse atrás.

El concurso para elegir la Reina del Festival, organizado por un popular periódico local, comenzó desde hace apenas cinco años a potenciar a mujeres que dejaban al aire casi todos sus encantos.

Muchas de ellas, alimentadas por los programas de farándula, se paseaban entre flashes incluso por la sala de prensa, mientras fotógrafos y periodistas, que son quienes tienen derecho a voto, se convertían en cómplices y patrocinadores de este declive.

Porque cuando lo que prima no es tanto la belleza como el destape, todo vale. El problema llega cuando ya se ha dado todo y no queda mucho que ofrecer. Por ello, superar el cuasi desnudo que hoy protagonizó Andrea Dellacasa no será cosa fácil.

La argentina, que participa en el programa de televisión chileno "Alfombra Roja", se quitó su ya pequeño bikini y quedó cubierta sólo por una minúscula tanga y dos pezoneras, antes de tirarse al agua ante las miradas hipnotizadas de los camarógrafos.

El tradicional 'piscinazo', concebido para satisfacer los instintos masculinos, podría tener su correlato con otra versión para féminas. Pero eso es inconcebible, además de prescindible, en un mundo donde son ellas las que se desnudan y ellos los que miran.

Cierto es que este lanzamiento al agua ha estado siempre reservado a candidatas que pululaban por los alrededores o formaban parte del propio certamen. Pero resulta preocupante cuando la tendencia nudista comienza a extenderse también al concurso para la prensa.

Este año entre las candidatas han abundado jóvenes presentadoras de programas de televisión que poco tienen que ver con el oficio del periodismo, y por primera vez esta competencia ha vivido su propio destape.

Para muestra un botón. La elegida fue Connie Mengotti, una playboy argentina a la que la organización no le permitió postular a Reina del certamen porque representa en esta edición a un conocido sitio de Internet.

Así que la chica hizo un quiebre, buscó la revancha y logró alzarse con la corona de la prensa, mientras que en segundo y tercer lugar quedaron Janis Pope, surgida de un concurso de telerrealidad chileno, y la boliviana Jeannine Gonzáles, de Megavisión.

Ésta última, del programa "Divinas y famosas", prometió que, si salía elegida, agradecería el cetro con un 'topless' en el mar.

En tanto, la ganadora fijó para este mismo jueves su propio 'piscinazo', el primero protagonizado por una reina de la prensa.

Queda por ver si Mengotti podrá superar la oferta de Gonzáles, porque en este festival ya nada puede sorprender.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada