Will Arnett recurre a su "voz de Batman" para impartir disciplina a sus hijos

El actor y humorista Will Arnett (48) se ha hecho inmensamente popular en el género de la comedia, entre muchas otras cosas, por el tono de voz tan grave que suele utilizar cuando da vida a estrafalarios villanos o, como en el caso de las películas de Lego centradas en el personaje de Batman, por el timbre profundo e intimidante con el que interpreta al caballero oscuro.

Pero además de haberse convertido en una de las mejores herramientas que tiene a su disposición en el plano profesional, el exmarido de la también actriz Amy Poehler ha demostrado ahora que su voz también le resulta muy útil a la hora de impartir disciplina a los dos hijos que comparte con la intérprete, a los que no duda en regañar transformado en Batman para asegurarse de que se comportan correctamente.

"Nunca he gritado a mis hijos cuando se ponen algo traviesos, simplemente no creo en este tipo de métodos. A veces les digo: 'Chicos, apagad ya el iPad'. Y si no me hacen caso a la primera, pongo mi voz de Batman y se lo repito. Por lo general esa estrategia funciona", ha explicado el artista sobre los pequeños Archibald (9) y Abel (7) en la presentación de la nueva cinta de animación 'Teen Titans Go To The Movies'.

En este filme, en lugar de dar vida al justiciero de la trama, Will Arnett pone voz al malvado -y algo torpe- némesis de los superhéroes más jóvenes de la factoría DC, entre los que se encuentran Robin, Raven o Cyborg, y comparte cartel con otros conocidos artistas como Kristen Bell, Jimmy Kimmel y Nicolas Cage."La verdad es que me encanta dar vida a un superhéroe con muchos defectos y también a un supervillano con más defectos todavía.

Es muy divertido, porque no tengo que preocuparme demasiado por hacer las cosas bien. De hecho, el objetivo de mis personajes, y lo que les hace tan graciosos, es que no paran de meter la pata", ha asegurado sobre el antagonista principal de la película, el imponente Deathstroke.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes