Wilmer Valderrama sorprendió a su madre con una visita a la Casa Blanca

El actor Wilmer Valderrama ha fijado el listón muy alto de cara al futuro en lo que a hacer regalos a su madre se refiere, ya que el último de ellos consistió en organizarle un viaje a la ciudad de Washington para que conociera en persona al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y viera por dentro la Casa Blanca, sin que ella se percatara hasta el último momento de que esa era la sorpresa que le tenía preparada su famoso hijo.

"Pensé qué era lo más extremo que podía hacer para organizarle a mi madre un Día de la Madre maravilloso. Y, para resumir, resulta que me invitaron a la Casa Blanca. Le pregunté a mi madre qué iba a hacer ese día y me respondió [en español]: 'Nada'. Así que le dije: 'Pues entonces prepara una maleta pequeña, mete dentro un traje, que nos vamos de viaje'. Intentó sonsacarme adónde se suponía que íbamos, pero yo le decía que no lo sabía", recordó el intérprete en el programa 'The Late Late Show with James Corden'.

El guapo actor consiguió mantener la intriga mucho más tiempo de lo que esperaba en un principio, exactamente hasta que ya se encontraban dentro de los jardines de la Casa Blanca.

"Estábamos invitados a la celebración del Cinco de mayo en la Casa Blanca. Entramos por la parte trasera, donde los árboles cubren la vista de los edificios. ¡Mi madre estaba literalmente dentro de la Casa Blanca y no tenía ni idea! Se nos acercó un guardia de seguridad y nos dijo: 'Bienvenido, señor Valderrama, ¿esta es su madre? Bienvenidos a la Casa Blanca'. Y ahí ya se quedó de piedra. En ese momento reconoció el Jardín de Rosas y empezó a decir: 'Ay no, mi hijo, no. Mira cómo llevo el pelo. ¿Está bien mi vestido?'", explicó divertido Wilmer.

Pero sin duda lo que más ilusión le hizo a la madre del actor fue poder saludar y sacarse una foto con Barack Obama."La sorpresa más grande fue cuando vio al presidente y al vicepresidente entrar en la habitación donde estábamos para saludar a todo el mundo. Ella empezó a señalarle [a Obama] con el dedo como si fuera una zebra o una jirafa en el zoo, en plan: 'Mira, sácale una foto'. Y le tuve que decir: 'Mamá, por favor, cálmate ya'. El presidente se acercó a hablar con nosotros y nos dijo cosas muy amables porque yo había trabajado con él en la reforma de inmigración, fue encantador y además se sacó una foto con mi madre. Fue el mejor día del mundo para nosotros".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes