Zoë Kravitz solo pensaba en tener una aventura de una noche cuando conoció a su marido

Fiel a la sinceridad con la que se expresa habitualmente en sus entrevistas, la actriz Zoë Kravitz hija del cantante Lenny Kravitz y la modelo Lisa Bonet no ha tenido reparo alguno en reconocer que la sólida relación que le une a su ahora marido, el actor Karl Glusman, comenzó con un encuentro casual y de escasas expectativas para la artista, quien en sus propias palabras solo deseaba conocer a alguien con el que disfrutar de un idilio fugaz.

"Me encanta que no ocurriera en ninguna de estas aplicaciones de citas o en el set de alguna película. Un amigo mío sabía que me apetecía conocer a un chico, pero no para algo serio. Para ser completamente honesta, solo quería tener una aventura de una noche, y me trajo a Karl", ha confesado la intérprete en conversación con la edición británica de Vogue.

Sin embargo, tan pronto como los dos enamorados, quienes contrajeron matrimonio hace solo un mes en medio de una ceremonia íntima y sencilla, fueron presentados y empezaron a charlar, la protagonista de la serie "Big Little Lies" se percató de que el hombre que tenía delante contaba con el potencial necesario para convertirse en alguien más importante para ella.

"Sentí algo de forma instantánea, y de repente veo que se gira y que se pone a hablar con una chica rubia que tenía al lado. Y yo me quedé petrificada, pensando: '¿Pero qué?'. Posteriormente me dijo que estaba algo nervioso porque le gustaba mucho", ha asegurado en la misma entrevista para revelar, a continuación, que le ilusiona la perspectiva de convertirse en madre a pesar de que eso "no vaya a ocurrir pronto".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes