Zoe Saldaña lloraba en el trabajo al estar separada de sus hijos

Conciliar la vida familiar y la profesional es una tarea complicada para cualquier madre, pero aún más para las primerizas como Zoe Saldaña, quien en su primera semana de vuelta en el set de rodaje no pudo contener las lágrimas al pensar en la distancia que le separaba de sus gemelos Cy y Bowie (20 meses), fruto de su matrimonio con el artista Marco Perego.

"Todos los días acababa llorando en mi tráiler, porque era mi primera semana de trabajo tras haber dado a luz y les echaba de menos. Pero recuerdo que en cuanto me decían que estaban listos para rodar, me recomponía en un segundo. Me encanta lo que hago. Se necesita descansar, se necesita tener un momento a solas, pero ahora mismo esta es mi vida tal como la conozco", confesó la actriz a la revista People.

No obstante, lo que más preocupa a la intérprete a día de hoy no es vivir sin ver a sus gemelos la mayor parte del día, sino que a los bebés les afecte en exceso la ausencia de su madre, por eso se pasa horas buceando en internet y consultando a diferentes expertos para encontrar una forma de hacerles entender que aunque su progenitora se marcha cada día, siempre vuelve para estar con ellos.

"Tienen 20 meses y están empezando a sentir mi ausencia. Todavía no tiene una percepción clara del concepto del tiempo, pero se ponen nerviosos. Y cuando lo notas es cuando empiezas a preguntar a la gente, a consultar a los terapeutas, a leer libros, a buscar en Google, si ese sentimiento es normal. Siempre intento explicarles que me voy pero vuelvo, porque mamá tiene que trabajar. Además siempre me aseguro de que me vean feliz cuando vienen a verme al trabajo, tienen que ver que predico con el ejemplo", explica la actriz.

Pero la intérprete no solo ha necesitado recuperarse emocionalmente tras su primer embarazo, sino también retomar con cuidado y de forma gradual la rutina de actividad física que requiere su profesión. Pero para no correr ningún riesgo, antes de embarcarse en el rodaje de la tercera entrega de 'Star Trek' ya advirtió a los guionistas que las escenas de acción prefería dejárselas a los especialistas.

"Recuerdo decirle a los guionistas Simon Pegg y Doug Jung, que no quería formar parte de ninguna escena arriesgada porque mi cuerpo estaba todavía volviendo a su forma y los órganos estaban intentando regresar a su posición natural. No somos tan fuertes como nos creemos y yo quería darle tiempo a mi cuerpo. No quería forzarme a hacer nada. Y ellos lo entendieron", cuenta la feliz madre.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes