Seis años de cárcel para Oscar Pistorius, por el asesinato de su novia

El atleta sudafricano Oscar Pistorius cumplirá finalmente una condena de seis años de prisión por el asesinato de su pareja sentimental, la modelo Reeva Steenkamp, en la noche de San Valentín del año 2013.

Aunque en principio se llegó a apuntar a la posibilidad de que la juez que estudiaba el caso le impusiera una pena de hasta 15 años de cárcel -lo que solicitaba la fiscalía-, la propia magistrada ha admitido que una estancia tan prolongada entre rejas sería desproporcionada para un deportista que "ha mostrado arrepentimiento".

"Oscar Pistorius no es una persona violenta, sino un héroe caído que ha arruinado su carrera deportiva y ha perdido todo su patrimonio económico. No puede sentirse en paz consigo mismo", aseguró la juez Thokozile Masipa al fundamentar su veredicto ante los presentes en el Tribunal Superior de justicia de Pretoria (Sudáfrica).

Tras conocerse el desenlace de un largo proceso judicial que dio comienzo hace precisamente tres años pero que se ha visto alterado en varias ocasiones, Pistorius fue conducido directamente a prisión mientras su abogado confirmaba a los medios de comunicación que el campeón paralímpico no recurriría la decisión.

Los padres de Reeva Steenkaamp, quien recibió cuatro disparos de escopeta a través de la puerta del cuarto de baño donde trató de esconderse de Pistorius, estuvieron presentes en todo momento durante la hora y pocos minutos que duró la sesión.

Teniendo en cuenta que durante estos tres años Oscar Pistorius ha exhibido constantemente su propósito de redimirse de tan brutal crimen, pese a que sigue insistiendo en que pensaba que era un intruso el que había accedido a su propiedad, sus representantes legales están convencidos de, tras cumplir dos o tres tercios de la sentencia, es más que probable que al corredor le concedan la libertad condicional que necesitaría para rehacer su maltrecha vida.

El año pasado Oscar Pistorius fue declarado culpable de homicidio por otro tribunal sudafricano, pero la sentencia fue posteriormente revocada tras un recurso de apelación interpuesto por la fiscalía que, finalmente, llevó al atleta a enfrentarse desde el pasado mes de diciembre al cargo por asesinato del que ahora tendrá que cumplir condena, un cambio de circunstancias que le decepcionó profundamente.

"A veces siento que no merezco vivir después de haberle robado la vida a alguien, pero me resulta muy difícil lidiar con la acusación de asesinato. Poco antes de que comenzara el juicio, le dije a mis abogados que prefería pasar 10 años en la cárcel por homicidio que afrontar una condena por asesinato, porque en ningún momento quise acabar con la vida de Reeva de forma voluntaria", aseguraba en su momento.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes