La hermana de la duquesa de Sussex espera conocer algún día a su sobrino

En vista de que la hermanastra de la duquesa de Sussex no le dio ni un respiro durante su embarazo, no resulta demasiado sorprendente que ahora haya vuelto a la carga coincidiendo con el día en que se espera que Meghan y Enrique compartan la primera imagen de su retoño al mismo tiempo que desvelan su nombre.

En esta ocasión, Samantha Markle ha suavizado considerablemente el tono de sus declaraciones si se compara con las ocasiones anteriores en que acusó a la antigua actriz de ser una 'trepa social' que había abandonado a su suerte a su padre Thomas, quien por su parte también ha concedido una considerable cantidad de exclusivas en las que ha llegado a mostrar incluso la carta que su hija le envió suplicándole que dejara de hablar con la prensa.A pesar de ese historial de desplantes y ataques unilaterales, ahora Samantha espera que la llegada del 'bebé Sussex' sirva para acercar posturas entre la esposa del príncipe Enrique y los Markle.

"En términos genéticos, todos hemos realizado nuestra contribución a ese maravilloso niño que muy probablemente crecerá para convertirse en un hombre excepcional y nos gustaría que todos pudiéramos comportarnos como si fuéramos una gran familia. Sería muy agradable que pudiéramos actuar como si no hubiésemos escuchado todo lo que se ha dicho o escrito, y permitir en su lugar que él nos conozca y juzgue por sí mismo. Me gustaría que supiera que tiene una gran familia y que forma parte de un momento histórico increíble y que estamos muy emocionados ante su nacimiento. Nos alegramos mucho por Meg y Enrique; sé que yo me alegro mucho por ella", ha asegurado en una nueva entrevista al portal DailyMailTV en la que afirma que, pese a todo, sigue queriendo a Meghan y le gustaría que tuviera presente que cuenta con gente que la aprecia y se preocupa por ella en Estados Unidos.

El principal deseo de Samantha -que no ha hablado directamente con la duquesa de Sussex desde 2008- y la 'excusa' para que haya vuelto a charlar con los medios británico es tratar de convencer a Enrique y Meghan de que perdonen a Thomas por sus 'indiscreciones' pasadas, que han incluido vender fotografías de su día a día y de la infancia de su hija a los paparazzi, para permitirle conocer a su nuevo nieto.

"Me encantaría que pudiera formar parte de la vida de ese bebé", ha reconocido antes de enviar un mensaje directo a la nueva mamá: "Pero sobre todo, Meg, también es su bebé".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes