La madre de Meghan Markle ya ha regresado a Estados Unidos

Los duques de Sussex acaban de quedarse sin la ayuda inestimable que hasta ahora les había prestado la madre de la antigua actriz, Doria Ragland, a la hora de adaptarse a su nueva rutina como padres de un recién nacido.

La profesora de yoga ya ha regresado a Los Ángeles tras pasar varias semanas acompañando a su hija durante la recta final del embarazo y los primeros día de vida del pequeño Archie, que llegó al mundo el pasado seis de mayo.

Este mismo martes por la tarde Doria que se había alojado en Frogmore Cottage durante su estancia en Inglaterra fue fotografiada paseando a sus dos perritos cerca de su propia casa, lo que desmentiría definitivamente los rumores que aseguraban que estaba preparándose para abandonar su vida en Estados Unidos e instalarse de forma permanente cerca de su hija, su yerno el príncipe Enrique y su adorable nieto.

Puede que su ausencia acelere ahora los planes del matrimonio para encontrar a una niñera sobre la que mucho se había hablado pero de la que, por el momento, no hay ni rastro.

Sin embargo, sí se espera que Doria viaje con regularidad a visitar a los duques en vista de que estos ya habrían habilitado unas estancias independientes en su nuevo hogar en Windsor que en un futuro servirían para que ella contara con su propio espacio en la vivienda.

Aunque sin duda a Meghan le habrá costado despedirse de su madre, al menos contará estos días con la compañía de otra persona muy especial para ella: la estilista Jessica Mulroney, que este lunes fue vista subiendo a un vuelo con destino a Londres acompañada de una de sus hijas.

Lo más probable es que Jessica, que ya estuvo presente en el enlace real del año pasado y asistió a la fiesta del bebé que organizaron a Meghan en Nueva York, haya organizado el viaje para conocer al bebé de su buena amiga.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes