El "mal rollo" de Justin Bieber

Madrid ( EFE). El angelical Justin Bieber, que presentó hoy su documental "Never Say Never" en Madrid horas antes de su esperado concierto, sacó su lado menos amable con los reporteros gráficos de la prensa española, frente a los que pasó de largo y tapando con una capucha su célebre e imitadísimo flequillo.

Después de las protestas de los fotógrafos, que esperaron más de media hora a que apareciera la pequeña gran estrella de la canción, Justin Bieber, de 17 años, aún incrementó sus ademanes de divo y les "castigó" sin posado, al acceder directamente a la rueda de prensa.

En esta comparecencia, celebrada en el Palacio de los Deportes de Madrid, donde esta noche ofrecerá su actuación, Bieber insistió, como en el documental que estrena el 15 de abril, en que tiene " los pies sobre el suelo" y " la cabeza sobre los hombros", aunque esto último pudo comprobarse a duras penas, pues en ningún momento se quitó la capucha de su sudadera gris.

Con rictus de seriedad y ritmo sincopado, porque la organización había previsto solo 30 minutos de comparecencia, también se negó a responder las preguntas relativas a lo sucedido minutos antes.

" En este recinto no hay butacas en la pista y eso a veces provoca que el público se haga daño, veremos cómo transcurre el concierto de esta noche", añadió Bieber.

Poco a poco, y en parte debido a que no faltaban fans dentro del grupo de periodistas, a quienes que no les importó las malas formas de su ídolo, el ídolo pop canadiense fue relajándose y, aunque reconoció no conocer ninguna canción en castellano, incluso se lanzó a decir los números del uno al diez.

Además, habló de las fotos tomadas ayer en las que jugaba a fútbol con una camiseta del Fútbol Club Barcelona, sobre las que aclaró: " Me puse esa camiseta porque mi amigo Ryan se puso la del Real Madrid y tenía que ir en su contra, pero eso no significa que no me guste el Real Madrid".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada