El marido de Zara Phillips estrena nueva nariz

Mike Tindall, el antiguo capitán de la selección inglesa de rugby y yerno de la princesa Ana de Inglaterra, se ha animado por fin a someterse a una cirugía correctiva que pusiera punto final a sus problemas respiratorios, derivados de las múltiples ocasiones -hasta ocho- en que se rompió la nariz durante su carrera deportiva.

El marido de Zara Phillips -ahora Tindall- ha mostrado los impresionantes resultados de la intervención este mismo fin de semana durante su participación junto a su antiguos compañeros de la Rosa -Neil Back y Will Greenwood- en la carrera de obstáculos Spring Wolf Run celebrada en East Sussex, en la que lució un perfil completamente nuevo y, todo sea dicho, muy favorecedor.

El antiguo deportista ya había explicado en el pasado que lo más probable era que tuviera que acabar pasando por quirófano para enderezar su tabique nasal, que se fracturó por primera vez con tan solo cinco años en una visita a la feria, cuando el cinturón del coche de choque en que montaba falló y se golpeó el rostro contra el volante.

De hecho, su nariz llegó a estar tan desviada que antes de su mediático enlace con la nieta de Isabel II su futura suegra se ofreció a costearle una rinoplastia por miedo a cómo pudieran quedar las fotografías de la boda. Sin embargo, Mike -entonces aún en activo- prefirió rechazar la amable oferta al considerar que lo más probable era que volviese a lesionarse en el terreno de juego.

Cuando por fin se retiró del rugby, lo que le frenaba a la hora de fijar una fecha para la operación era el temor a que muchos pudieran tildarle de vanidoso o, peor aún, que pensaran que únicamente había decidido dar ese paso para impulsar su carrera en televisión como comentarista deportivo. Finalmente sus dificultades para respirar con normalidad han acabado pesando más que cualquier otra reticencia y el resultado, a la vista está, no podría ser mejor.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes