El marido de la princesa Carolina de Mónaco niega agresión

DESHEIM ( AFP). El príncipe Ernesto Augusto de Hannover, marido de la princesa Carolina de Mónaco, compareció hoy lunes en apelación ante la justicia alemana por una presunta agresión a un hostelero en Kenia en 2000.

Por primera vez, el príncipe de Hannover apareció físicamente ante los jueces del tribunal de Hildesheim (norte) que le habían condenado en 2004 en primera instancia a una multa de 445,000 euros (616,000 dólares) por agresión.

Ante la corte, el príncipe Ernesto Augusto, de 55 años, reconoció haber dado " de forma espontánea dos bofetadas simbólicas" a Joseph Brunleher, el hostelero alemán y gerente de una discoteca que perturbaba su tranquilidad en la isla keniana de Mandu.

" Una por la música y otra por la luz", declaró en inglés el letrado Wolfgang Euler, leyendo una declaración de su cliente.

Sin embargo, negó categóricamente haber pegado a su víctima en la cara con un puño americano y en estado de embriaguez.

" No son más que invenciones grotescas y mentiras", dijo, citado por su abogado.

El tribunal debe esclarecer la duda que planea sobre la autenticidad de sus heridas. Dos médicos kenianos habían afirmado que la hospitalización y la gravedad del estado del hotelero era una puesta en escena.

Recusando el papel de su propio abogado durante un primer juicio, el príncipe de Hanover obtuvo tras una larga batalla jurídica un nuevo juicio, gracias al testimonio de su esposa, quien corroboró sus declaraciones.

Su nuevo abogado espera obtener una multa " más ligera".

La princesa Carolina de Mónaco debe comparecer el 23 de julio.

Una decena de testigos de Kenia también deberían testificar durante este juicio.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada