La nueva mansión de Niall Horan 'está encantada'

La tranquilidad absoluta que domina el día a día del cantante Niall Horan desde que One Direction anunciara un breve parón musical podría verse pronto alterada por la supuesta presencia de un espectro en su recién estrenada casa en Los Ángeles (California).

Como asegura uno de los dueños anteriores de la vivienda, Jack Krane, entre las cuatro paredes de la mansión estaría todavía presente el fantasma de otra de sus antiguas propietarias, la actriz Gia Scala, quien fue hallada muerta en el año 1972 junto a una almohada llena de sangre. La leyenda en la que derivó la tragedia de la que siguen sin conocerse sus verdaderas causas sigue generando a día de hoy intensos debates entre los angelinos que viven en la zona.

"Mis padres siempre me negaban que en esa casa hubiera muerto alguien, pero yo siempre he sentido una presencia muy peculiar. Esa casa está encantada, no me cabe la menor duda, todo el mundo lo sabe y es un tema del que no se ha dejado de hablar en años. Todo lo relacionado con esa casa es terrorífico", aseguró Jack Krane, quien heredó la casa de sus padres antes de deshacerse de ella, al periódico The Sun.

Aunque Niall invirtió tres millones de dólares para adquirir la propiedad en diciembre del año pasado, no ha sido hasta ahora cuando ha decidido mudarse a ella, una vez finalizada la profunda reforma a la que se ha visto sometida en los últimos meses. Sean ciertos o no los rumores de una presencia sobrenatural en el edificio, al menos el cantante puede presumir de tener ya dos imponentes viviendas, una en Londres y ahora otra en Los Ángeles.

"Niall adora la casa, tiene todo lo que necesita y no es especialmente ostentosa. La mansión todavía está en obras porque necesitaba una gran reforma antes de que alguien pudiera volver a entrar a vivir en ella", reveló una fuente al periódico The Sun.Las comodidades que le ofrece su nueva residencia -cinco dormitorios, seis baños, una piscina y un ático con terraza- seguramente le ayuden a relajarse tanto como cuando decide pasar una larga jornada disfrutando de su nueva afición al golf.

"En los últimos cuatro o cinco años, he estado jugando al golf y cada vez me gusta más. Ahora lo aprecio más que nunca. Cuando estaba en la carretera con One Direction, era una buena excusa para escaparme del hotel unas horas y relajarme. Harry y yo solíamos jugar un poco, y el hecho de tener que viajar tanto me ha permitido jugar en algunos campos increíbles alrededor del mundo. Es una forma genial de evadirte durante unas horas", confesaba el cantante a la revista Today's Golfer a principios de este mes.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes