El príncipe Felipe de Inglaterra es dado de alta del hospital

LONDRES ( AP). El príncipe Felipe de Inglaterra regresó el martes a la hacienda de la familia real tras ser dado de alta del hospital donde fue atendido para corregirle una arteria coronaria bloqueada.

El duque de Edimburgo, de 90 años y esposo de la reina Isabel II, pasó cuatro noches recuperándose del implante de una endoprótesis coronaria que se le efectuó en el Hospital de Papworth, en Cambridge.

El príncipe fue internado el viernes en este hospital especializado en afecciones cardiacas después de que se quejara de dolores de pecho.

Se trató del sobresalto de salud mas serio que ha vivido el duque de Edimburgo, conocido como una persona robusta y activa. Ha seguido participando en diversos compromisos a pesar de su avanzada edad, el más reciente una gira de 10 días con la reina por Australia.

Debido a causas de fuerza mayor y por primera vez en años, el príncipe se perdió de las festividades tradicionales de la familia real durante la Navidad, que incluyen asistir juntos a la misa matutina y atender el discurso navideño de la reina. Tampoco asistió a una cacería por el día de San Esteban.

El duque no hizo declaraciones a la prensa cuando partió el martes en la mañana del hospital en una camioneta Range Rover, aunque sonrió y saludó con la mano a quienes grababan su salida.

"El ansía volver a reunirse con su familia", dijo el Palacio de Buckingham en un comunicado. También agradeció al personal del hospital por la atención dispensada, agregó.

El príncipe Felipe emprendió el regresó a Sandringham, la enorme finca privada de la reina en una zona rural en Norfolk, donde la familia real pasa sus asuetos navideños todos los años.

Se desconoce si su problema cardiaco lo obligará a moderar sus planes de acompañar a la reina en 2012 para celebrar el Jubileo de Diamante de ella. El duque de Edimburgo tiene programado hacer varios viajes por Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte con motivo de los 60 años que ha permanecido la reina en el trono.

Ahora que se ha determinado que el príncipe tiene problemas coronarios posiblemente recibirá diversos medicamentos que se prescriben con regularidad a los pacientes cardiacos. El objetivo es impedirle que se le bloqueen las arterias en el futuro y evitarle un posible ataque al corazón.

En la mayoría de los casos, estas medicinas podrían incluir una dosis diaria de aspirina para adelgazarle la sangre, una estatina para reducirle el colesterol, y posiblemente un bloqueador beta y otra medicina para controlarle la presión sanguínea.

Cuando cumplió 90 años, el príncipe Felipe anunció su intención de reducir su agenda de actividades porque era extremadamente activa.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada