Los príncipes Jorge y Carlota podrían participar muy pronto en otra mediática boda

En el último año los dos hijos mayores de los duques de Cambridge se han convertido, con permiso de los novios, en los grandes protagonistas de los enlaces relacionados con la casa real británica, en los que han ejercido de pajes o de portadores de las flores.

Tanto Jorge como Carlota formaron parte de la ceremonia con que su tío, el príncipe Enrique, contrajo matrimonio en mayo del año pasado con Meghan Markle y realizaron un trabajo excepcional gracias sin duda a la experiencia que ya habían adquirido cuando desempeñaron un papel similar en otra boda, la de su tía Pippa Middleton, hermana pequeña de su madre.

Poco después los pequeños volvieron a acaparar todas las miradas cuando otra pareja contrajo matrimonio en la capilla del palacio Windsor, la formada por la princesa Eugenia prima de Guillermo y Enrique y Jack Brooksbank, y cabe la posibilidad de que en breve vuelvan a requerirse sus servicios en vista de que uno de los padrinos de Carlota, Thomas van Straubenzee, se ha comprometido con Lucy Lanigan-O´Keefe, una de las profesoras del centro educativo al que acude Jorge y desde hace unos meses también su hermana pequeña.

Thomas van Straubenzee mantiene una estrecha relación con el príncipe Guillermo desde sus años como estudiantes en el colegio Ludgrove: el nieto de Isabel II ya tuvo un rol relevante en la primera boda de su amigo y, cuando nació su hija Carlota, quiso devolverle la confianza que había depositado en él pidiéndole que fuera uno de los padrinos de la pequeña.

Además, el príncipe Enrique también participó en el enlace de Charlie, el menor de los hermanos van Straubenzee, de ahí que no resulte descabellado pensar que Thomas contará con su presencia cuando pase de nuevo por el altar y, por extensión, también con la de Jorge y Carlota.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes