¿Por qué tantos raperos terminan en la cárcel?

ATLANTA (AP) — Es un ritual que parece repetirse una vez al año entre los raperos: uno de ellos es acusado de algún delito y termina preso, a pesar de su fama y su riqueza.

Lil Wayne acaba de sumarse a esa lista. El martes será sentenciado por posesión de armas y probablemente pase un año en la cárcel. Es tal vez el rapero más popular del momento, un astro que vende cantidades de discos y cuyas rimas son repetidas por todo el mundo, dentro y fuera del rap.

Sigue los pasos de muchas luminarias del rap que también fueron a parar a prisión, empezando por Tupac Shakur, que quedó entre rejas en 1995, cuando estaba a un paso del estrellato. Surge entonces una pregunta obligada: ¿por qué tantas estrellas del hip-hop siguen cayendo presas?

"La gente cree que es más inteligente que el sistema, que no le puede pasar lo que al resto", afirmó Chaka Zulu, cofundador de la disquera Disturbing tha Peace de Ludacris. "Dicen, 'no, a mí nunca me va a pasar eso. Lo sorprendieron dormido'''.

T.I., otro exitoso rapero, fue a la cárcel el año pasado por posesión de armas.

Es de pensar que el caso de T.I. debería ser una señal de alerta, un aviso de que los astros del hip hop no están por encima de la ley, pero da la impresión de que la gente no aprende.

"Esperemos que este no sea un ciclo que sigue repitiéndose", comentó Elliott Wilson, fundador del portal hip-hop RapRadar.com. "Esperemos que los artistas de mañana no sigan cometiendo los mismos errores que los de hoy".

Si bien el rap nace en las calles de barrios pobres y las drogas y la violencia desempeñan un papel central, muchos raperos nunca se metieron en líos antes de tener éxito, como es el caso de Lil Wayne, quien también tiene pendiente un juicio en Arizona por posesión de armas y drogas. Según los fiscales, al cantante se le hallaron armas y drogas al ser revisado en un puesto fronterizo en enero de 2008. Se declaró inocente.

"La fantasía de los roqueros es ser el muchacho malo de la película, cometer cualquier tropelía sin ser pillados. Estos artistas llegan a ser muy famosos, pero tienen que pagar un precio muy real por sus acciones", dijo Wilson.

Además de Lil Wayne, también tuvieron problemas legales el año pasado desde Gucci Mane hasta Soulja Boy y el productor musical Shawty Redd, acusado de asesinato en Georgia.

En la historia del hip-hop abundan las figuras que pasaron algunos meses o algunos años en la cárcel, incluidos Slick Rick, Shakur, Lil' Kim, Foxy Brown, Remy Ma, Beanie Sigel, Shyne, Mystikal y C-Murder. Snoop Dogg fue absuelto en un juicio por asesinato y Diddy fue exonerado en un caso de soborno y posesión de armas en el 2001, motivado por una balacera en un club nocturno.

Shyne no fue tan afortunado y en el mismo caso fue sentenciado a 10 años de cárcel. Tras cumplir su condena hace poco, fue deportado.

En enero, Soulja Boy quedó en libertad vigilada tras ser acusado de obstrucción a la justicia. Shawty Redd fue acusado de asesinato hace poco por la muerte de un individuo en su casa. Ja Rule tiene pendiente un juicio por posesión de armas desde 2007.

Gucci Mane estuvo preso varias veces, incluida una en la que le pegó a un promotor con un taco de billar en 2005 y otra por violar los términos de su libertad bajo palabra. Ese mismo año fue encausado de asesinato, pero la acusación fue anulada por falta de pruebas. También fue arrestado por posesión de armas, de marihuana y por manejar en estado de ebriedad.

Ahora está cumpliendo una condena de seis meses por violar el año pasado los términos de su libertad condicional. El rapero reconoce que el estilo de vida que hace lo condena a tener problemas legales.

"Era parte de mi vida", declaró por teléfono desde una cárcel de Atlanta. "Las drogas, las decisiones equivocadas. Demasiadas fiestas. (La vida al margen de la ley) Era como una amiga de la que no me quería separar".

Gucci Mane no recomienda ese tipo de vida.

"No sigan dándose la cabeza contra la pared", es el mensaje que le envía a los raperos. "Es algo grave. Aquí (en la cárcel) pasan muchas cosas. Eviten situaciones que los puedan llevar a la cárcel".

Zulu dice que la gente del hip-hop debería aprender de Jay-Z, quien no volvió a tener problemas con la ley desde que fue condenado a tres años de libertad condicional por apuñalar a un productor en un local nocturno. Jay-Z es enormemente popular y aceptado hoy, al punto de que actuó en la ceremonia inaugural del presidente Barack Obama.

"Uno puede elegir lo que hace con su vida", sostuvo Zulu. "Por mucho que Jay-Z hable de la vida en la calle en su música, ahora sabe como manejarse y evitar problemas".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada