El secreto de la eterna juventud de Angela Bassett

Si hay algo que obsesiona a la meca del cine, más que las operaciones de cirugía estética desastrosas a las que se han sometido algunas de sus estrellas, es el secreto que permite a otras conservar un aspecto juvenil casi imposible sin recurrir aparentemente al bisturí.

A sus 61 años, Angela Bassett es una de esas actrices que parece haber realizado algún tipo de pacto para evitar que el paso del tiempo cause estragos a su belleza. Sin embargo, como ella misma ha confesado ahora, lo cierto es que sí se ha realizado algún que otro retoque, pero de tal manera que resultan casi imperceptibles.

"Supongo que a nadie le sorprenderá enterarse de que utilizo pestañas postizas, ¡o bótox por ejemplo! Soy de las que defienden una imagen natural, pero he recurrido a las inyecciones en dos ocasiones. Solo un poquito, nada demasiado loco. Es vital que siga manteniendo expresividad en la cara. Y también he probado la Ultheraphy [que utiliza ultrasonidos para devolver elasticidad y tersura a la piel]", ha desvelado en una entrevista a NewBeauty en la que insiste en que esos procedimientos, por poco invasivos que resulten, no son suficiente si no se combinan con la adecuada rutina de belleza.

"Me apasiona cuidar de mi piel, en especial porque me paso la vida delante de las cámaras y sobre el escenario. Es muy importante para mí. Cuando no estoy trabajando, prefiero no recurrir al maquillaje. Creo que es buena idea mantener el cutis limpio y fresco. Y reconozco que soy una aficionada a todo tipo de cremas y potingues, así que estoy dispuesta a probar casi todo lo que me prometa buenos resultados"

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes