¿Serán estas las últimas Navidades de Kylie Jenner sin niños?

Todo apunta a que este año concluirá sin que se haya desvelado aún el misterio sobre el supuesto embarazo de Kylie Jenner, sobre el que mucho se ha hablado y escrito en los últimos meses -hasta el punto de considerarse ya una certeza-, pero que aún no ha sido confirmado por ninguno de los principales implicados: es decir, la joven de 20 años y el que sería el padre de su primer retoño, el rapero Travis Scott.

Por su parte, la estrella televisiva ha decidido desaparecer de la faz de la tierra, sin importar que hasta hace poco fuera el miembro más mediático de su familia junto a su hermanísima Kim Kardashian, e incluso sus redes sociales -la principal plataforma sobre la que se cimentó su popularidad- se han resentido ante tanto secretismo.

Ahora, en su perfil de Instagram limita mucho más su publicaciones, centradas principalmente en publicitar su línea de cosméticos junto a algún selfie puntual -siempre de cintura para arriba- y alguna imagen inequívocamente antigua. Hace apenas cuatro días, Kylie echó mano de esa misma plataforma para agradecer a Jeff Haynes-Leatham, director de arreglos forales del popular hotel Four Seasons de Beverly Hills, y todo su equipo que ambientaran su mansión de cara a las fiestas con un impresionante árbol de navidad de seis metros de altura adornado con bolas gigantes, una sofisticada decoración que el año que viene bien podría verse sustituida por una con una inspiración más infantil y adecuada para la presencia de un pequeñín que corretee en la casa.

Y es que, según apuntan varias fuentes cercanas al clan Kardashian, la joven ha pasado las últimas semanas comprando ropita y otros accesorios de bebés, sin reparar -cómo no- en gastos."Se lo está pasando muy bien eligiendo cosas para el bebé. Desde luego, se está decantando por una paleta en rosas y le divierte mucho el hecho de que vaya a tener una niña", confirma un informante al portal People, asegurando que Kylie ya habría elegido incluso un cochecito para su niña.

En el entorno cercano de la celebridad, prefieren dar la callada por respuesta ante el tema de su futura maternidad, aunque como siempre que se presenta la oportunidad de hacer caja con las novedades en las vidas de sus hijas, su madre Kris Jenner se ha encargado de aumentar la expectación con sutiles indirectas: hace unas semanas, publicó una imagen en Instagram con los pijamas que había recibido como regalo para sus nietos, en la que había nueve pares.

Haciendo las cuentas, sobraban dos, que serían para los bebés de Kylie y su hermana Khloé, de quien se rumorea que también estaría esperando su primer bebé. El resto iban destinados a Mason (7), Penelope (5) y Reign (2), los retoños de Kourtney y su ex Scott Disick; Dream (1), la única hija de Rob; North (4) y Saint (1), los pequeños de Kim y su marido Kanye West, además del pijama para el bebé que el matrimonio tendrá mediante una gestación subrogada.

El consenso general es que Kylie esperará hasta el nacimiento de su retoño para presentarlo públicamente "bajo sus propios términos", y mientras tanto preferiría mantenerse alejada de la atención mediática, lo que por otra parte no haría más que aumentar el valor de la consiguiente exclusiva."Es que ahora Kylie se ha convertido en la nueva Rob", bromeaba Khloé, comparando a la benjamina del clan con su hermano Rob Kardashian, conocido por pasar largas temporadas sin aparecer en el reality familiar.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes