Los vecinos de los duques de Sussex les echan de menos en Kensington

A principios de año los duques de Sussex se mudaron del palacio de Kensington, que se convirtió en su hogar temporal tras la mudanza de la antigua actriz a Inglaterra y en los meses posteriores a su enlace, a Windsor para instalarse definitivamente y convertir Frogmore Cottage en su casa familiar.

Aunque todo apunta a que la pareja se habría adaptado a la perfección a su nueva vida, gracias en parte a que les habría permitido ganar parcelas de independencia en el seno de la familia real británica y reformar a gusto su nueva vivienda, sus antiguos vecinos no se han adaptado con tanta facilidad a esos cambios.

Jean-Pierre Jouyet, el embajador francés en Reino Unido, ha reconocido que echa de menos tener a Enrique y Meghan como los ocupantes de la propiedad contigua a la suya.

"Todo es mucho más silencioso ahora que se han marchado. Antes solían organizar fiestas que duraban toda la noche, y había fuegos artificiales, con amigos y familiares yendo y viniendo. Ahora lo único que se escuchan son los helicópteros despegando y aterrizando. Es muy aburrido", ha reconocido Jouyet en declaraciones al tabloide The Sun.

El nieto de Isabel II y su flamante esposa siguen manteniendo la costumbre de recibir a sus seres queridos en Frogmore Cottage, aunque ahora se trata por lo general de visitas como la de Jessica Mulroney, íntima amiga de Meghan, para conocer al pequeño Archie.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes