El vestido de la boda real definirá toda una era

LONDRES (AP). La mayoría de las veces, un vestido es sólo eso, pero no en el caso de Kate Middleton.

Su vestido de novia va a ser el símbolo de su transformación de plebeya a princesa, de Kate a Catherine, y definirá su imagen para miles de millones de personas cuando la vean intercambiar votos con el príncipe Guillermo la próxima primavera.

El vestido tiene que ser elegante, memorable y perfectamente ajustado. Hay que lograr equilibrios delicados: moderno, pero tradicional; seductor, pero no demasiado sexy; con clase, pero no demasiado opulento: más adulto que el famoso vestido estilo merengue de la princesa Diana, con sus mangas infladas y su cola de ocho metros.

Cualquiera que sea la selección, las expectativas son altas. Middleton tiene una belleza natural, una sonrisa radiante y parece caerle bien a la gente.

"No estoy segura de si ella luciría bien en un vestido como el de Diana, pero sería excelente si ella luce algo tan espléndido", dijo Mary Alders, de 32 años, una secretaria que está deseosa de ver la boda real.

"Cualquier vestido que sea, la gente lo va a querer. Me imagino seda, algunos abalorios. Definitivamente va a ser espectacular", agregó.

Es una tarea importante cortar un montón de tela cara para ajustarla a la esbelta figura de una joven. El diseñador _casi seguramente residente en Gran Bretaña_ será seleccionado muy pronto para crear lo que se espera sea uno de los vestidos definitorios de la era.

Vanessa Friedman, editora de modas del Financial Times, dijo que el enorme significativo del vestido, que será copiado en todo el mundo, hace más difícil para Middleton, de 28 años, escoger algo simplemente porque luce bien.

"Hace imposible escoger un vestido porque te gusta", dijo Friedman. "No se trata de ella, sino de lo que ella va a ser. Lo hace todo mucho más político".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada