AP: A los 63, Silvio "no es lo mismo pero es igual"

LOS ANGELES (AP). Silvio Rodríguez ya no es el mismo muchacho que trasluce en sus canciones más radicales, como "Fusil contra fusil", "La era está pariendo un corazón", "Canción del elegido" o "La Masa".

El cantautor de la revolución cubana así lo dejó ver en su gira por seis ciudades de Estados Unidos, donde en lugar de venir armado sólo con su guitarra, se presentó con una banda de prodigiosos músicos cubanos que enriquecieron sus éxitos. Sin embargo, sus conciertos no tuvieron el vigor aguerrido y desangrado de sus años mozos.

Atrás quedaron la Guerra Fría y el movimiento solidario internacionalista. El nuevo Silvio, como es simplemente conocido, dice que ahora es más evolucionista que revolucionario.

"El Silvio que están viendo es un señor de 63 años que a la vez, creo yo, es un músico más evolucionado", escribió el autor de temas como "Unicornio" y "Ojalá" en un intercambio por correo electrónico con la AP.

Cinco décadas después de que la revolución lo hallara hecho un adolescente y formara al hombre que ahora es, el eximio compositor dice que algunas de sus líneas, como "la rabia es mi vocación" de "Días y flores" y "una gran ira que sube" de "Rabo de nube", no tienen precisamente un significado literal.

"'La rabia es mi vocación' sólo es una forma de decir que no sé vivir ajeno al mundo. Que lo que le sucede a otros me conmueve, me afecta, me interesa, me moviliza. Eso para mí es una verdad todavía, dígalo con las palabras que lo diga", reflexionó en unas de las ocho preguntas de la AP. "Y el día que deje de sentir así creo que estaré liquidado como ser humano".

El también guitarrista se dijo satisfecho por el acercamiento cultural con la unión estadounidense en esta gira, realizada luego de un hiato de 30 años, aunque criticó a la prensa en Estados Unidos en su blog http://segundacita.blogspot.com.

"El hecho de que hagamos los conciertos y que después aparezcan comentarios en The New York Times, Oakland Chronicle y Los Angeles Times, son acercamientos entre EEUU y Cuba, a nivel cultural. Son además comentarios que hablan con respeto de los músicos todos. Las canciones son comentadas tanto desde el punto de vista musical como desde el literario. Contextualizan al hombre que las hace y sus circunstancias, con respecto a los Estados Unidos", destacó.

Símbolo vivo del Canto Nuevo, Rodríguez, ex diputado del Parlamento cubano, ha dicho que la revolución debe evolucionar _no para convertir a Cuba en un capitalismo, sino para profundizarla_, y se siente tan parte de ésta que dice que "aplaudirme viene a ser como aplaudir a la revolución".

"Cuando triunfó la revolución yo acababa de cumplir 12 años. Durante aquella inolvidable primera década me fui haciendo hombre y muchos valores que adquirí fueron los de la sociedad de aquellos tiempos. Si a mi alrededor estaba ocurriendo una revolución, dentro de mí también ocurría", agregó. "Por eso desde entonces soy como soy, por eso es natural que quien me escucha está escuchando a alguien que hizo el trayecto de niño a hombre en medio de una revolución que lo marcó para siempre".

Rodríguez, también poeta mayor de la Nueva Trova Cubana y la Nueva Canción, abogó por la poesía como canción popular.

"Al principio la poesía era canto popular, según se dice compuesta por trovadores provenzales, aunque algunos de ellos hayan tenido noble cuna. Con la invención de la imprenta las palabras cantadas siguieron su libre peregrinaje, pero otras palabras fueron encerradas en libros y se les llamó poesía", explicó. "No hay artista de la canción que no tenga su origen en la poesía antigua, lo sepa o no. Una de las cosas que hizo la Nueva Trova fue tomar conciencia de sus orígenes".

Igualmente aprovechó para aclarar que no es coincidencia que la letra de su canción "Sueño de una noche de verano", de 1986, sea tan alusiva a los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001.

"Yo soñé con aviones / que nublaban el día / justo cuando la gente / más cantaba y reía ... Yo soñé un agujero / bajo tierra y con gente / que se estremecía / al compás de la muerte", rezan partes del tema.

"Tiene sus causas: Cuba es una vieja víctima del terrorismo. Nuestra realidad fue la que me dictó esa canción a mediados de los 80. Años después, el derribo de las Torres Gemelas me hizo pensar en 'Cita con ángeles' (del 2003)", puntualizó.

La última vez que Rodríguez vino a Estados Unidos fue en 1980, junto con Pablo Milanés, otro de los pioneros de la Nueva Trova e innovador del son cubano.

El trovador no respondió si volvería a salir de gira con Milanés y dijo que tampoco tiene planes de componer canciones para pueblos socialistas como Venezuela, Ecuador ni Bolivia, tal como lo ha hecho para El Salvador, Chile y Nicaragua.

El intercambio por correo electrónico ocurrió luego que Rodríguez se negara a dar entrevistas en persona o por teléfono. Antes del inicio de su gira dio una conferencia de prensa en Nueva York.

Rodríguez culminaba su gira el miércoles en Orlando, Florida.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada