Álvaro Soler recrea el Tokio de su infancia en su nuevo sencillo "Loca"

Por si no fuera suficiente con los preparativos de esa ambiciosa gira europea en la que se embarcará esta misma primavera para promocionar su más reciente trabajo discográfico, el aclamado 'Mar de Colores', el cantante Álvaro Soler también ha estado trabajando muy duro estos últimos meses para poder dar la bienvenida al año 2019 con un nuevo y esperado sencillo bajo el brazo.

El tema en cuestión se llama 'Loca' y, como puede comprobarse ya en todas las plataformas digitales, el intérprete hispanoalemán vuelve a dejar patente la maestría con la que fusiona a la perfección los ritmos urbanos y electrónicos más populares del momento con sonidos más tradicionalmente latinos y letras muy personales.

Sin embargo, y como se desprende del videoclip que ya está disponible en Vevo, en esta ocasión Álvaro ha prescindido de esos entornos caribeños que definen la estética de vídeos como los de sus populares canciones 'Sofía' o 'La Cintura' para, en su lugar, protagonizar un emotivo regreso a la ciudad en la que residió desde los 10 hasta los 17 años: Tokio.

Su vuelta a la capital japonesa, en la que precisamente empezó a desarrollar sus habilidades e inquietudes artísticas siendo solo un niño, sin olvidar la inevitable sensación de nostalgia que habrá experimentado al rememorar muchas de las vivencias que allí tuvieron lugar durante su infancia y adolescencia, marcan sin duda el tono de unos versos en los que el artista se confiesa sobre una historia de amor tan "loca" y frenética como la propia urbe nipona.

"Quiero mostrar mi mundo a la gente, un mundo que no se limita solo a un perfil de Instagram cuidado y pensado al detalle. Quiero enseñar todos mis lados y demostrar que nadie es perfecto", asegura el cantautor de 28 años sobre la honestidad total que proyectan sus canciones y, en este caso concreto, ese 'caos' emocionante que reflejan las luces de neón, los bares de karaoke o los robots que hacen de Tokio un paisaje tan singular, así como una más que acertada metáfora acerca de lo turbulento de ciertas aventuras sentimentales.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes