Ariana Grande se emociona hasta quebrársele la voz en concierto

La cantante Ariana Grande apenas fue capaz de contener las lágrimas ayer domingo durante el concierto 'One Love Manchester' que ofreció en la ciudad inglesa de Mánchester para recaudar fondos destinados a las víctimas del atentado terrorista que se cobró 22 vidas al estallar un artefacto explosivo en su anterior recital.

Entre el público que acudió a verla cantar junto a algunas de las estrellas más importantes de la música actual se encontraban varios supervivientes de la tragedia, a quienes la intérprete aplaudió por su valor a la hora de regresar a las inmediaciones del lugar en el que más de dos decenas de personas perdieron la vida y otras tantas resultaron heridas.

"Antes que nada, me gustaría daros las gracias a todos desde el fondo de mi corazón por estar aquí. Os quiero muchísimo. Gracias. Quiero daros las gracias por uniros y por ser tan fuertes y cariñosos, juntos. Os quiero muchísimo a todos, chicos, y creo que esta unidad y amor es justo el tipo de medicina que el mundo necesita en estos momentos. Gracias por serlo", aseguró con la voz entrecortada la artista, que el día antes tomó la decisión de cambiar en el último momento el repertorio completo de canciones que había preparado para rendir en su lugar un homenaje póstumo a una de sus fans de 15 años fallecida en el ataque terrorista.

"También quiero contaros que he tenido el placer de conocer a la mamá de Olivia hace unos días. En cuanto la vi, me puse a llorar y ella me dio un abrazo y me pidió que parara porque a Olivia no le hubiera gustado verme llorar. Y después me contó que a Olivia le hubiera gustado escuchar mis grandes éxitos. Así que eso significa que tenemos un show completamente diferente preparado: ayer hicimos un ensayo y lo cambiamos todo. Esta noche ha estado llena de luz, diversión y amor, una energía muy brillante, y os estoy inmensamente agradecida por ello".

La velada comenzó con un minuto de silencio liderado por el cantante de Mumford & Sons en recuerdo de aquellos que perdieron la vida el pasado 22 de mayo antes de arrancar con la primera actuación musical de la noche, que continuó con la aparición sobre el escenario del grupo Take That, de Mánchester, al que poco después se unió el propio Robbie Williams -antiguo componente de la banda- para ofrecer una versión muy especial del tema 'Strong'.

A lo largo del concierto, Ariana Grande interpretó varios emotivos duetos con algunos de los artistas invitados -entre los que se encontraban Miley Cyrus, Katy Perry, Justin Bieber, Niall Horan y Coldplay-, pero sin duda uno de los más especiales fue el que realizó junto a los raperos will.i.am, Taboo y appl.de.app del grupo Black Eyed Peas al entonar el icónico tema 'Where is the love?'.

Una de las apariciones sorpresa sobre el escenario estuvo protagonizada por el roquero Liam Gallagher, que ese mismo martes había ofrecido su propio concierto para recaudar fondos en beneficio de las víctimas de la tragedia ocurrida en su ciudad natal.

El antiguo componente de Oasis, uno de los pocos que no apareció ante el público ataviado con las sudaderas de 'One Love Manchester', cantó dos de los temas más emblemáticos de la banda, 'Rock 'n' Roll Star' y 'Live Forever, este último acompañado de Chris Martin, además de su nuevo sencillo en solitario 'Wall of Glass'. Ni siquiera una noche como la de ayer domingo consiguió, sin embargo, reunir a los dos hermanos Gallagher a pesar de que los rumores apuntaban a que ambos podían aparcar temporalmente sus diferencias y actuar de nuevo por una causa como la de este domingo.Una de las intervenciones más emotivas la realizó el mánager de Ariana Grande, Scooter Braun, quien ayudó a organizar todo el evento en cuestión de apenas unos días y quiso realizar además un pequeño discurso en el que hizo hincapié una y otra vez en que el "odio jamás ganaría".

"El mal seguirá poniéndonos a prueba. Volverá a mostrarnos su rostro, pero gracias a vosotros, a vuestra unión como una comunidad global, no tendremos miedo. Seremos fuertes y honraremos a nuestros jóvenes. Les debemos a ellos el ser valientes. El odio jamás ganará, el miedo no nos dividirá, porque hoy todos estamos aquí por Mánchester", aseguraba el también representante de Justin Bieber.

Según las primeras informaciones al respecto, Ariana Grande habría conseguido recaudar más de dos millones de libras para las víctimas del atentado con su concierto, que se cree que podría haber reunido a más espectadores que el Live Aid de 1985.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes