Barenboim dirige concierto para "capital árabe" Jerusalén

GINEBRA (AP). El maestro Daniel Barenboim arribó con su orquesta de jóvenes músicos árabes e israelíes hoy viernes para un concierto dedicado al difunto académico palestino-estadounidense Edward Said y la polémica elección de Jerusalén como "capital cultural árabe del año".

En una conferencia de prensa en la que hizo gala de su habitual mezcla de seriedad y humor, arte y política, el director dijo que su orquesta West-Eastern Divan era una manera distinta de abordar los ideales de justicia, humanidad y comprensión, frecuentemente ausentes del conflicto del Medio Oriente.

La orquesta fundada por Barenboim y Said hace 10 años incluye músicos israelíes, palestinos, sirios, libaneses, jordanos y de países musulmanes no árabes como Turquía e Irán.

Barenboim elogió a la Liga Arabe por elegir Jerusalén como capital cultural, una decisión que enfureció a las autoridades israelíes, quienes dicen que la ciudad es la capital eterna e indivisible del estado judío.

"En el mundo árabe no sólo hay musulmanes. También hay cristianos y judíos", dijo Barenboim, nacido en la Argentina, quien emigró a Israel a los nueve años y últimamente es reconocido partidario de la creación de un estado palestino y crítico del gobierno israelí.

"Jerusalén Occidental es la capital de Israel y Jerusalén Oriental será inevitablemente la capital palestina", expresó. "La ciudad no es israelí ni palestina. Es universal".En 2006, la Liga Arabe designó discretamente a Jerusalén "capital cultural árabe" de 2009, una designación rotativa entre los países árabes. Las ciudades designadas auspician eventos culturales, escolares y deportivos.

El año pasado, la policía israelí impidió la realización de un acto en el teatro nacional palestino en el oriente de Jerusalén para anunciar al ganador de un concurso de diseño de un logotipo para la campaña cultural.

Barenboim y Said, profesor de la Universidad de Columbia muerto en 2003, lanzaron en 1999 su idea de reunir a músicos árabes e israelíes como forma de promover la reflexión y comprensión mutua.

En la conferencia, a la que asistieron la viuda de Said y cinco músicos de la orquesta, Barenboim dijo que los árabes deben comprender el sufrimiento histórico de los judíos, pero que los israelíes no lograrían la paz con retenes, asentamientos y otros símbolos de la ocupación de Cisjordania.

El maestro rechazó la idea de que su orquesta pudiera funcionar como "coro político", pero insistió en que sus miembros más jóvenes podrían desarrollar nuevas maneras de promover la cooperación y el entendimiento.

"No es una utopía", dijo Rawan al-Kurdi, una violinista siria que explicó que los "conflictos, problemas y temas sensibles" surgen en una orquesta al igual que en la sociedad. "El primer paso es hablar del tema".La violinista israelí Shira Epstein dijo que conoce a gente en su país que la desprecia por "hablar o sentarse al lado de palestinos o árabes". El experimentar la música con un grupo de personas de orígenes distintos la ha ayudado a desarrollar "sus propias ideas" sobre sus vecinos de Oriente Medio, explicó.

El hijo de Barenboim, Michael, que es violinista, y Karim, sobrino nieto de Said y pianista jordano, también forman parte de la orquesta. Ellos serán las estrellas de un concierto celebrado en el Victoria Hall de Ginebra, donde tocarán el concierto de "Cámara para piano, violín y 13 instrumentos de viento" del compositor Alban Berg. Le seguirá la "Sinfonía fantástica" de Hector Berlioz.

La gira, que empezó en la sede de la orquesta en Sevilla la semana pasada, continuará en Salsburgo, Austria; Bayreuth, Alemania, y Londres.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes