Concierto de McCartney lanza beatlemanía en Israel

JERUSALÉN (AFP) - El ex Beatle Paul McCartney se dispone a efectuar hoy jueves, su primer concierto en Israel en apoyo a la paz en la región, lo que desató una ola de beatlemanía, a pesar de las amenazas de muerte de un clérigo islamista y los pedidos de boicot de grupos pro palestinos.

Cuatro décadas después de que los Beatles se vieron obligados a cancelar un concierto porque las autoridades israelíes temían que corrompieran a la juventud, Sir Paul realizará un concierto al aire libre en el Parque Hayarkon de Tel Aviv.

El lugar estará protegido por severas medidas de seguridad. Decenas de miles de personas, algunas de las cuales llegaron a pagar hasta 1.000 euros (unos 1.500 dólares), tendrán el privilegio de presenciar el recital del legendario guitarrista zurdo de 66 años.

A principios de este mes, el clérigo militante libanés Omar Bakri Muhamad declaró al Sunday Express de Londres que McCartney no debería viajar a Israel. "No estará a salvo", amenazó.

"Tienen que comprender que cualquier acontecimiento destacado conlleva algunas incertidumbres", afirmó McCartney en una entrevista publicada el domingo por The Jerusalem Post.

Pero McCartney, uno de los dos ex Beatles que siguen en vida, junto con Ringo Starr, confia en que su concierto "Amistad primero" difunda un mensaje de paz.

Varios grupos pro palestinos pidieron a la estrella de la música pop que boicoteara a Israel debido a su política para con los palestinos en los territorios ocupados y en la franja de Gaza.

"Varios grupos y organizaciones políticas se pusieron en contacto conmigo y me pidieron que no viniera", declaró McCartney al diario israelí Yediot Aharonot. "Yo hago lo que pienso, y tengo muchos amigos que apoyan Israel", agregó.

El martes, McCartney hizo un viaje sorpresa a la ciudad de Belén (Cisjordania), donde visitó la Iglesia de la Natividad, construída en el lugar donde se cree que nació Jesús.

Allí hizo una breve visita al Conservatorio Musical Edward Said, donde asistió a un ensayo de jóvenes alumnos palestinos.

El miércoles, el músico británico declaró a los periodistas y admiradores que lo recibieron en el aeropuerto Ben Gurión, cerca de Tel Aviv, que quería llevar "un mensaje de paz y amor" a Oriente Medio.

Para muchos israelíes, este concierto es la oportunidad de reparar un viejo error.

Los Beatles querían tocar en Israel en 1965, en plena beatlemanía, pero su concierto fue anulado porque los patrocinadores no lograron reunir suficiente dinero debido a que los legisladores temían que corrompiesen a la juventud israelí.

Se han vendido más de 40.000 entradas desde que se inició la venta en línea el martes. Los precios oscilan entre 150 dólares (unos 100 euros) y 1.500 dólares para los asientos VIP especiales a 30 metros del escenario.

McCartney y sus acompañantes ocupan 21 habitaciones en un hotel de lujo sobre la costa mediterránea, donde se espera que su factura supere los 100.000 dólares (aproximadamente 66.000 euros), indicaron los medios de comunicación.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada