Copello fue nominado a un Latin Grammy, después de 13 años

MEXICO (AP). Luego de más de 13 años de trabajar con artistas como Jennifer López, Nelly Furtado o Ricky Martin, Julio Reyes Copello fue nominado a un Latin Grammy en la categoría de productor del año.

"Es excelente. Realmente lo que más me llena de felicidad es ver cómo el trabajo de tantos años comienza a dar frutos", declaró con emoción en una entrevista telefónica reciente desde Miami.

El músico colombiano ya había probado un poco de gloria tras colaborar con los discos "Amar sin mentiras" de Marc Anthony que ganó mejor álbum pop latino en el 2004 y repitió en el 2009 por "Sin frenos" de La Quinta Estación.

Sin embargo, en esta edición es la primera vez que se le reconoce en solitario.

Y es que su trabajo no siempre trasciende al frente de las cámaras, pero es fundamental para que un disco sobresalga o proponga algo nuevo.

Este año los miembros de la Academia Latina de Grabación tenían tanto material suyo de dónde escoger que al final no se limitaron y en su nominación incluyeron de todo: "Amar & amar" interpretada por Florent Pagny; "De nada sirve hablar" interpretada por Alejandro Fernández; el disco "Iconos" de Marc Anthony; y tres canciones interpretadas por Chayanne: "Me enamoré de ti", "Me pierdo contigo" y "Si no estás".

"El 99% de mi tiempo estoy dedicado a trabajar, y a trabajar en lo que más me gusta y lo que más amo, y entonces es rico levantar la cabeza para darse cuenta de que están reconociendo el trabajo que has hecho", expresó.

Reyes, de 41 años, estudió composición de la Universidad Javeriana de Bogotá y una maestría en producción y música para cine de la Universidad de Miami.

"Yo me formé como pianista clásico y compositor de música clásica y esa estructura me da una capacidad de análisis importante como para poderme meter en diferentes géneros, con respeto y con sustancia... Siento que ahí tengo una fuente de recursos inagotables y es como traer nuevos sabores a la comida", explicó con tono pausado.

Como parte de su labor de aderezar y hacer más rica cada canción Reyes sabe que tiene una misión delicada. Por un lado tiene que "salvar al propio artista de sus impulsos" y a la vez confiar en los instintos de lo que cada uno propone.

"Yo entro a traer esa dosis de objetividad que necesita el artista y al mismo tiempo con una sensibilidad muy especial", señaló.

Ese balance diario le ha dejado claro que existe cierta crisis creativa en la industria.

"Cuando por ejemplo alguien de las compañías, de las disqueras, se mete en los proyectos y dice 'necesitamos sonar como esto'... eso es absolutamente destructivo. Si a ti te piden 'quiero que esto suene como Alicia Keys en su último álbum' eso automáticamente tiene dos años de viejo", explicó.

A los artistas nuevos, dijo que siempre les da un consejo: "hay que crear y proteger el mundo que uno visualiza".En esa misma dirección Reyes entiende que las escuelas de música tienen un largo trecho por mejorar: "Hay cosas muy estereotipadas y sobretodo una aproximación muy racional a algo que es absolutamente irracional y emocional que es el arte".Independientemente de lo que dicten los dados el jueves cuando se anuncien en Las Vegas los ganadores del Latin Grammy, Reyes promete que seguirá trabajando en "el verdadero poder y magia de la música: aligerar la realidad".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada