Dan último adiós a Olga Guillot en Miami

MIAMI (AP). Amigos, familiares, colegas y admiradores le darán a la Reina del Bolero Olga Guillot un último adiós en una misa en Miami la tarde de este miércoles.

Guillot falleció el lunes tras sufrir un ataque cardiaco. Tenía 86 años.

En los últimos días, artistas, funcionarios y cubanos en el exilio han llorado y alabado a la cantante por su manera única de interpretar temas que hoy son clásicos, como "Tú me acostumbraste" y "Sabor a mí". Guillot fue la primera cantante latinoamericana que logró presentarse en el emblemático Carnegie Hall de Nueva York y en su carrera cosechó 10 de platino y 14 discos de oro.

"No hay duda de que probablemente fue la mejor bolerista de todos los tiempos y que ayudó a llevarle el género a un público nuevo y más amplio", dijo Arturo Gómez, director musical de la emisora de radio KUVO en Denver.

En Miami, la comunidad cubana también la recordó como una persona que se pronunció consistentemente en contra del régimen comunista. A principios de año, Guillot participó en una marcha encabezada por Gloria Estefan para apoyar a las Damas de Blanco, un grupo de esposas y parientes de presos políticos en Cuba.

Vicky Roig, una colega y buena amiga de Guillot que caminó con ella en esa marcha, recordó cómo los admiradores gritaban su nombre y la saludaban.

"¡Cómo me quiere la gente de Miami!", habría dicho Guillot, según Roig. "Ella estaba feliz de ver cómo le respondían".

Guillot nació en Santiago de Cuba y a los 13 años su talento comenzó a reconocerse, al ganar el segundo lugar de una competencia de canto con su hermana. A los 20, ya había actuado junto a Edith Piaf.

En 1961 abandonó su país, dos años después de la revolución que llevó al poder a Fidel Castro, y se estableció en México, donde pasó gran parte de su vida y donde fue ampliamente admirada.

Su voz era fuerte y gutural, y su actuación simple y emocionante.

"Ella era muy particular en cuanto a las canciones que cantaba", dijo Gómez. "Tenía que cantar temas con los que pudiera identificarse. Y siempre la calidad de las letras era impecable".

Con la muerte de Guillot son menos los músicos cubanos que quedan de su generación, incluyendo al percusionista Cándido Camero, de 89 años, y el pianista Bebo Valdés, de 91, entre otros.

"Nos están quedando muy pocos", dijo Gómez.

Para muchos, sus canciones traen recuerdos de amor y despecho. Gómez recordó que su padre le ponía a su esposa "Tú me acostumbraste", su favorita de Guillot.

"Con Olga en cierto modo perdemos, podría decirse, el símbolo de la comunidad en el exilio", dijo Gómez, para quien la cantante tuvo una talla internacional casi incomparable.

En una entrevista con la AP en el 2007, Guillot dijo que en su corazón sólo cargaba con un dolor.

"Es una pena que en tu propio país, donde tú naciste... hay una generación completa que no nos conoce... no saben nada de los que hemos representado a Cuba en el exilio, en el mundo. Somos muchos los que hemos puesto el nombre de Cuba muy alto y no nos conocen".El servicio en su memoria sería el miércoles a las 5 p.m. en la Iglesia de St. Michael de Miami.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada