¿Debía la industria musical tratar de salvar a Amy?

NUEVA YORK ( AP). La mayoría de los artistas se preparan para una gira de conciertos con ensayos. En el caso de Amy Winehouse, era la rehabilitación.

Poco antes de su desastrosa gira europea del mes pasado, la cantante adicta ingresó a una clínica de tratamiento por orden del médico para, se dijo, asegurar que estaría preparada para actuar. Salió a la semana, y su publicista dijo que " no veía la hora de empezar".

Evidentemente no era así. En el primer concierto de la gira, el 18 de junio en Belgrado, Winehouse olvidó la letra de sus canciones, se tambaleó por el escenario e incluso pidió a una de las cantantes que le hacía coro que cantara por ella.

Se canceló la gira. Semanas después, murió.

Desde luego, son muchos los artistas que han perecido a la vista del mundo debido a sus adicciones, pero la muerte de Winehouse el sábado, a los 27 años, ha puesto en vigencia nuevamente las preguntas sobre el papel que debería cumplir la industria musical, al ayudar a las estrellas a liberarse de hábitos autodestructivos.

Por ejemplo: ¿Por qué seguían contratándola para conciertos en medio de su lucha contra la adicción? ¿Podría haber hecho más el mundo artístico para salvar a uno de sus jóvenes más talentosos?

Natalie Cole cree que sí.

Como ex adicta a la heroína, Cole criticó a la industria musical después que Winehouse ganó cinco premios Grammy en 2008, incluidos el de disco y canción del año por "Rehab", la canción en la que Winehouse rechaza toda ayuda para rehabilitarse.

Winehouse tuvo una actuación triunfal en la entrega de los Grammy ese año, pero lo hizo vía satélite desde Londres, en parte porque Estados Unidos le negó la visa y en parte porque estaba una clínica de rehabilitación.

La clínica le dio permiso para actuar ante una audiencia global y recibir los homenajes.

Cole dijo que el episodio envió un mensaje equivocado. " Su vida estaba en juego. Trataba de liberarse de la heroína, que es una de las drogas más difíciles para la recuperación", dijo la cantante.

" No lo entiendo. ¿Qué más se puede decir aparte de que todos tienen que madurar? Hollywood tiene que madurar, dejar de exaltar esta clase de conducta como si fuera algo atractivo", acotó.

En ese estado, Winehouse no debía tratar de actuar, dijo Cole. Entraba y salía de las clínicas y enfrentaba la mar de problemas desde su triunfo en los Grammy. No había grabado otro álbum y actuaba esporádicamente.

Pax Prentiss, fundador del centro de tratamiento Passages con sede en Malibu, California, considera que es más conveniente para el artista adicto seguir trabajando que llevar una vida desestructurada y sin ayuda.

" Los mantiene ocupados... No me parece que el ocio sea bueno", dijo Prentiss, también un ex adicto. " Pero Amy no estaba lista para volver a trabajar... Evidentemente, no estaba preparada para el escenario o para la vida en general".

Ni la agencia de Winehouse ni su sello grabador respondieron a los pedidos de declaraciones.

Prentiss dijo que el problema de Winehouse tal vez fue que no se abordaron las causas subyacentes de su adicción. Pero consideró que no le correspondía a la industria musical " tratar de manejar la vida personal de Amy".

Cole no estuvo de acuerdo. Sostuvo que la industria tenía la responsabilidad de intervenir y retirar al artista del escenario hasta que pusiera en orden su vida.

" Estos artistas están rodeados de demasiada gente obsecuente. Son fáciles de influenciar, son muy vulnerables", dijo.

Neil Portnow, presidente de la Academia de Grabación, a cargo de los Grammy, coincidió en que los músicos suelen recibir consejos de personas que no piensan en lo que más le conviene al artista. Pero el asunto no es tan sencillo, acotó.

" ¿Se le puede decir al artista, 'deja de actuar, deja de grabar discos, deja de hacer publicidad, deja todo lo que tenga que ver con el negocio porque tienes que ocuparte de tu salud'"?

Porque al mismo tiempo, eso significa cerrar toda fuente de ingresos, no sólo para el artista sino también para sus representantes".

Según Cole, Winehouse debería haber evitado los Grammy y otros eventos para concentrarse en la rehabilitación. Dijo que después de años de abusar de las drogas, tres miembros de su equipo amenazaron con renunciar si no recibía ayuda.

Hoy les agradece ese ultimátum.

" Ellos se ocuparon de mí. Eso es lo que se debe hacer. Ocuparse", dijo. " Alguien tenía que ocuparse de esa chica, y no sé si alguien lo hizo".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada