Ely Guerra: Estaba como en un mal matrimonio

NUEVA YORK ( AP). Ely Guerra, cuyo primer disco independiente en casi dos décadas fue postulado al Latin Grammy, está disfrutando al máximo la sensación de libertad y control total que consiguió tras separarse de una casa discográfica que dice no sabía qué hacer con una artista como ella.

" Estaba como en un mal matrimonio", confesó la cantautora mexicana de rock alternativo a una decena de periodistas en un restaurante en Manhattan, donde se presentó el viernes por la noche en el marco del evento Celebrate México Now dando inicio a su gira estadounidense.

" En las disqueras trabajé con gente que creía en mí pero que no sabía qué hacer conmigo ... Yo no encajaba en el molde", añadió. " De algún modo (mis músicos y yo) siempre hemos sido un proyecto independiente".

Guerra, quien comenzó a escribir canciones a los nueve años y a sus 38 ha sacado siete discos de estudio _el primero (1992) bajo el sello BMG y otros cinco bajo el sello EMI_, se ha esforzado por sobresalir como compositora en un mundo dominado por los hombres.

Relató que a lo largo de su carrera siempre la gente que la rodeaba ha tenido demasiada prisa por verla triunfar de manera más comercial. "¿Por qué no escribes un hit?", le decían, pero ella siempre prefirió hacer la música que le salía de manera auténtica y no seguir ningún tipo de fórmulas ni patrones. "Está bien ir a nuestro paso. No hay prisa", dice.

Ataviada con un vestido negro que le cubría las rodillas, suéter negro y el cabello corto y liso del mismo color, recordó que estando atada a una empresa discográfica decidió en una ocasión afeitarse la cabeza y que estaba feliz con el resultado ... hasta que sus representantes la vieron y le cayeron encima.

"(Ahora) no tenemos que pedir permiso para nada, no tenemos que dar explicaciones ni sentirnos mal", señaló con satisfacción sobre su decisión de romper lazos con EMI.

"Hombre invisible", su primer disco producido de manera independiente, fue postulado a mejor álbum de música alternativa. Y aunque en el 2005 Guerra ya había sido nominada en el mismo rubro por "Sweet & Sour, Hot y Spicy" (premio que entonces fue para Ozomatli por "Street Signs"), considera su nueva candidatura algo "especial ... no sólo por tratarse de un disco independiente".

"He trabajado por 20 años y nunca hemos ganado. A nosotros no nos dan ese tipo de premios", señaló la artista, por cuyo estilo ha sido comparada con PJ Harvey, Joni Mitchell y Lila Downs. "Esta vez siento que nos lo vamos a ganar y estoy muy feliz".

(Sus contrincantes este año son Banda de Turistas con "Magical Radiophonic Heart", Bengala con "Oro", El Cuarteto de Nos con "Bipolar" y Perrozompopo con "CPC (Canciones Populares Contestatarias)").

Elizabeth Guerra Vázquez _su nombre completo_ toca con los mismos músicos desde hace 15 años. "Somos una familia. Sonamos como una banda en el escenario", dice.

Si algún miembro no puede tocar una fecha la banda se ajusta. Y así lo hará en El Paso, Texas, el próximo 8 de octubre, cuando cierre su gira estadounidense con un dueto de guitarra: la de ella y la de otro músico.

"Hombre invisible" recibe su nombre de los 10 músicos o bandas masculinas que colaboraron con la producción, incluidos Juanes, Gustavo Santaolalla, Enrique Bunbury y Café Tacvba, y cuenta con igual número de títulos, entre ellos "Stranger", "Lontano", "Colmena", "Mi condición" y "Antes de septiembre".

"No invité a ninguna mujer por un asunto de género ... Era una rebelión personal", explicó la cantante. "He tenido que hacer muchas cosas para destacarme como música ... Quería mostrar que hay hombres que dicen, 'Creo en ti'".

Guerra planea asistir a la ceremonia de los Latin Grammy el próximo 11 de noviembre en Las Vegas. Su álbum también fue postulado en el apartado de mejor diseño de empaque.

El martes tenía prevista una presentación en San Diego, el miércoles tocaría en Los Angeles y el jueves en Costa Mesa, California. En octubre pasará por las también californianas Santa Bárbara, Fresno y San Francisco, antes de cerrar su gira de conciertos en El Paso.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada