Entrevista AP: José Feliciano sigue soñando

MIAMI ( AP). José Feliciano ha logrado más de lo que muchos artistas latinos podrían soñar: una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, ocho premios Grammy, cinco décadas de éxitos cantando en inglés y en español, cerca de 70 discos, una escultura de sus manos en el museo Madamme Tussauds de Londres...

Como reconocimiento a sus logros y contribuciones, la Academia Latina de la Grabación le concederá en noviembre un nuevo galardón: el premio a la excelencia musical, que se otorga un día antes de la gala de los Latin Grammy en Las Vegas.

" Es como ganarse el premio (Oscar) de la academia cinematográfica. Es muy importante", manifestó Feliciano, de 66 años, en una entrevista exclusiva reciente con The Associated Press.

Pero lejos de pensar que ya se ha consagrado y es tiempo de descansar, Feliciano continúa soñando.

Quiere componer la canción de una película, e interpretar el tema principal de alguna telenovela latinoamericana, algo que hasta ahora no ha podido, dijo, porque nadie se lo ha pedido.

" Me gustaría escribir la canción ganadora de una película para ganarme el premio (Oscar) de la Academy de Motion Pictures ... Me gustaría cantar el tema de una novela latina", aseguró el cantante y guitarrista puertorriqueño, que se inició en la música a los tres años tocando el fondo de una lata de galletas mientras un tío tocaba el cuatro.

De jubilarse, mejor ni hablar.

" Creo que el que se retira se muere", consideró Feliciano, cuyos ojos ciegos apenas traslucían a través de unos lentes de sol con cristales negros.

" El retirarse de algo que a uno le gusta, a la vez que te retiras te da (la enfermedad de) Alzheimer, te pones viejo, amargo, y poco a poco te vas muriendo. Así que yo no me voy a retirar", dijo con voz firme el músico, conocido como " el más grande guitarrista viviente" o el " Picasso de su arte".

Sus respuestas concisas y su voz fuerte transmiten un mensaje de seguridad, de alguien que está consciente de lo que ha logrado, sabe lo que quiere y hacia donde va.

En su extensa entrevista con la AP, el artista recordó sus comienzos en la música en el seno de una familia humilde, los días en que cantaba en bares del vecindario neoyorquino de Greenwich Village y la gente se lo agradecía con monedas que colocaba en su sombrero; sus giras de conciertos por más de 80 países, sus más de 45 discos de oro y platino.

Rememoró también que como no tenía recursos para acudir a un maestro de música, aprendió sólo de niño a tocar el acordeón y la guitarra, hasta que a los 16 años acudió a su primer profesor, que le enseñó a tocar piezas de su " héroe", el guitarrista clásico español Andrés Segovia.

Ya de joven supo que la música sería su medio de subsistencia. Pero jamás pensó que llegaría a la fama, que llegaría a presentarse junto a la Sinfónica de Londres y de Viena, la Filarmónica de Los Angeles y Paul Simon; que actuaría en cine y en televisión, que tendría un programa de radio...

" Nunca pensé que iba a ser famoso, no", reveló Feliciano, quien llevaba colgada del cuello una cruz dorada que contrastaba con el negro de su camisa y en la oreja izquierda un aro de una piedra brillante.

El intérprete de clásicos como "Feliz Navidad", "Rain", "Chico And The Man", "Destiny" y "Ay Cariño" habló de los obstáculos que tuvo que sobrepasar en los comienzos de su carrera profesional, principalmente porque en los años 50 y 60, cuando él comenzó, la música latina no era muy conocida en Estados Unidos.

" Empecé como un artista americano, y en Nueva York se me hizo un poco difícil porque para ese tiempo la música latina no tenía mucha vigencia", manifestó el artista, que a los cinco años se mudó a esa ciudad con su familia.

Pero pese a esos primeros tropiezos Feliciano sobresalió, y una disquera lo descubrió cantando en un club neoyorquino.

Desde entonces, no ha parado de grabar.

" Le he dedicado toda mi vida a la música. La música es todo para mí", aseguró Feliciano, sentado en el restaurante de un pequeño hotel de Miami, donde se hospedaba.

En un intento por explicar su vigencia a lo largo de más de cinco décadas, dijo: " Uno tiene que escuchar las cosas que están pasando, adaptarte un poquito a la música moderna y escribir canciones en esos medios".

Y para que no quedaran dudas, destacó que su éxito se debe principalmente a dos razones: " No dejarme envejecer musicalmente, y la gracia de Dios".

Reacio a describirse como persona y como artista, afirmó que no utilizó su invidencia para sacar provechos artísticos ni personales.

" Nunca utilicé el ser no vidente para promover mi carrera", dijo al ser consultado sobre cómo había repercutido su ceguera en su carrera. " Yo no soy ningún cieguito, soy un hombre, una persona", aseveró.

Para algunos, José Feliciano es un ejemplo, como músico y como persona. Por eso, consideran, el premio que le concederá la Academia Latina de la Grabación debió llegarle antes.

" Ese premio debió haberlo recibido hace mucho tiempo. Creo que debió haber sido el primer homenajeado porque si hay alguien que ha hecho historia en la música popular contemporánea a nivel mundial, con un impacto que nunca ha sido superado, es José Feliciano", manifestó a la AP la cantante puertorriqueña Ednita Nazario, que inició su carrera después que Feliciano la descubrió.

" Ha sido una persona que ha roto muchísimas barreras y ha dado cátedra de lo que es la dedicación al talento de verdad. Y ha sido un hombre muy generoso siempre porque con los talentos jóvenes siempre se toma el tiempo de sentarse, de aconsejar", expresó Nazario, que pasó por casualidad por el lugar donde se realizó la entrevista y al ver a Feliciano se acercó a saludar.

" Me encanta escuchar eso", respondió él con humildad.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada