Fito Páez: Los narcocorridos rescatan una tradición

MEXICO (AP). Para Fito Páez los denominados narcocorridos, género nacido en México y también censurado allí, son indispensables para que siga viva la ancestral tradición del relato a través de la música.

El cantautor argentino, que hace apenas unas semanas ganó su sexto Latin Grammy, dijo que encuentra en ese estilo de música una manera particular de contar la realidad.

"Es una forma que dentro de la canción es algo que casi está desaparecida, y este género lo retoma. Así que allí encontré cosas muy alucinantes, muy estimulantes", afirmó en una rueda de prensa en la Ciudad de México donde se presentará hoy martes en un pequeño concierto.

"Por supuesto, las cosas internas de esos cuentos son muchas veces terribles y atravesadas por tragedias, pero no nos vamos a asustar en México por las tragedias; estamos en América", agregó en tono de broma.

Los narcocorridos provienen de la tradición de los "corridos", los cuales se remontan a la guerra de independencia, pasando por diversas épocas históricas, incluyendo la revolución mexicana (1910-1921). En esa conflagración se convirtieron en la forma más usada para narrar las batallas y las historias alrededor de los protagonistas, porque en los medios oficiales eran ignorados.

Las letras de los "narcocorridos", que continúan ganando popularidad, giran en torno a la realidad actual de los traficantes de drogas y la lucha violenta derivada del comercio ilícito.

Emisoras radiales especializadas en música regional mexicana han desistido de tocar ese género por considerar que se trata de canciones que hacen apología al crimen, pero artistas como Los Tigres del Norte y Lupillo Rivera, entre otros, han dicho que aunque los censuren continuarán cantando narcocorridos porque se trata de retratar lo que vive el país.

Páez dijo que "esta forma del relato, del cuento, es curioso. Es lindo volver a escuchar eso".

Además de su interés por estos relatos, el cantante argentino mencionó que trabaja en su cuarta película, cuyo guión ya recibió los toques finales pero de la que no dio detalles.

Y es que no se enfoca en un solo trabajo, sino que además se ha tomado la libertad de terminar dos trabajos discográficos, muy "diferentes uno del otro", y por si fuera poco, ha sacado tiempo para irse a tomar unos tragos con sus amigos antes de continuar.

Por ello, no tiene prevista una fecha fija de entrega para el filme o los discos.

"No hago esto de manera profesional, nunca lo hice", dijo, responsabilizando por ello a su signo zodiacal.

"A lo mejor hay gente a la que sí le sirve: voy a hacer una película' y se concentra y hace la película. A mí me cuesta más. Soy pisciano y a lo mejor hoy nado, y me meto aquí, y me meto en otra playa, descanso un poquito, me tomo un traguito, me voy a aguas turbulentas, después me voy al río y ahí van saliendo las cosas" expresó.

Luego resumió así su filosofía: "A mucho orden un poquito de caos y al caos un poquito de orden".

El intérprete de éxitos como "El amor después del amor", "Al lado del camino" y "Mariposa tecnicolor" recordó a la recientemente fallecida Mercedes Sosa, a quien le atribuyó la habilidad de poder sentarse en una mesa con diferentes generaciones y escuchar, cualidad que aseguró le hace falta a los líderes de su país.

"Ella entendió que en la diversidad y en el futuro, está el pasado también y arma una conexión americana con mucha gracia", indicó.

El cantante, que ha publicado casi una veintena de álbumes y también ha invitado a colaborar en sus materiales discográficos a Joaquín Sabina, Charlie García y Luis Alberto Spinetta, entre otros, dijo que aún le faltan muchas reuniones y trabajos por hacer.

"Me falta todo. No he hecho nada todavía. Falta todo por hacerse. Ojalá me sirva todo esto que he vivido para algún día ver el hueso de la músicaPosiblemente por el momento estoy en el camino correcto. Por ahí voy, no tengo ningún laurel por encima de mi cabeza, ni nada de eso", afirmó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada