Grammy a Blades por disco de tango divide opinión en Argentina

En la meca del tango, el Latin Grammy que ganó Rubén Blades al mejor álbum del género dividió las aguas.

El músico panameño se llevó el gramófono el jueves en Las Vegas por "Tangos", en el cual adaptó su repertorio al ritmo de la popular música rioplatense.

" Uno siente orgullo que un artista de la envergadura de Blades cante tangos, como ya lo hizo Luis Miguel y otras figuras consagradas", comentó a The Associated Press Walter Piazza, investigador de la Academia Nacional del Tango.

Blades llevó sus éxitos de la salsa al tango, como "Paula C", "Ligia Elena", "Adán García" o "Pedro Navaja", en parte con ayuda de la orquesta de bandoneones y cuerdas del reconocido maestro Leopoldo Federico.

" No acepto el uso y abuso del tango con el único propósito de hacer negocio", opinó Nélida Rouchetto, fundadora de la Casa del Tango. " Así siguen postergando a los auténticos artistas de tango que se hacen de abajo", agregó.

Rouchetto, además, confesó que "no me gusta como canta Blades". " No es tanguero, no es auténtico", acotó.

El reconocido artista fue elegido en 2010 para cerrar el Mundial de Tango de Buenos Aires, una experiencia por la cual, según admitió, "sentí mucha presión porque no quería faltarle el respeto a la música en su país natal".

Piazza dijo que respeta la opinión de "ortodoxos" del tango como Rouchetto, pero consideró que tarde o temprano deberán aceptar que el género se ha popularizado en todo el mundo, sobre todo después que fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad en 2009.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes