Green Day se aferra a disco-concepto

NUEVA YORK (AP). En una era en que las descargas de sencillos por internet superan las ventas de discos compactos, sacar al mercado un álbum concepto parece extraño, o quizás hasta fútil.

Pero si algún grupo puede restaurar el lustro de comprar un disco completo, ese puede ser Green Day: Su material "21st Century Breakdown" lanzado al mercado esta primavera, continúa en la tradición del ya ganador del Grammy "American Idiot", cuenta con personajes elaborados, temas políticos e historias convincentes, además de un arte elaborado para ilustrar cada canción.

"Hay tres actos diferentes en este disco", dijo el bajista Mike Dirnt, en una entrevista desde un hotel. "Hay mucho contenido. Lo tratamos casi como un disco de vinyl, dándole más a la gente a qué aferrarse y sentirlo como suyo".

El vocalista Billie Joe Armstrong comparó el proceso con la redacción de una novela.

"Tratas de salir con formas más creativas, de que las canciones se relaciones unas con otras, y se sincronicen", señaló el también guitarrista y compositor. "Eso hace que quien escucha quiera volver e investigar un poco más sobre el álbum".

Muchos de sus admiradores ya han proba do la receta: el disco ha vendido más de 700,000 copias desde su lanzamiento en mayo, y miles han podido hacer su un examen profundo a través de la gira que realiza la banda.

El disco anterior de Green Day "American Idiot" (2004) no solo vendió millones de copias, también ganó dos premios Grammy, incluyendo "grabación del año" por el tema "Boulevard of Broken Dreams" ("Calle de los sueños rotos"). Un triunfo importante, por tratarse de una de las primeras declaraciones musicales que criticaba la guerra de Irak y la presidencia de George W. Bush, y un gran cambio para la banda de punk-rock, que saltó al estrellato con su álbum debut "Dookie" de 1994.

"American Idiot" expresaba las frustraciones de muchas personas al pintar un cuadro con matices de los suburbios actuales, contados a través de personajes tan ricos que ahora mismo se está desarrollando un musical basados en ellos y que debutará en San Francisco en octubre.

"Pensaba que 'American Idiot' tenía mucho en común con algo como 'Rocky Horror Picture Show'", dijo Armstrong. "Sería fantástico ver también un día una película hecha de esto".

Algunos han descrito "21st Century Breakdown" como la segunda parte de "American Idiot" porque ambos usan personajes permanentes para contar historias más grandes y explotar sentimientos de malestar y desesperación nacional.

Pero la banda ve el disco como una evolución, más que una secuela.

"'American Idiot' nos dio la oportunidad en la que teníamos a mucha gente escuchando, y fuimos capaces de simplemente apretar más fuerte de lo que nunca hicimos con un disco, y esta vez queríamos dar dos o tres pasos más adelante todavía que eso", explicó Armstrong.

Uno de los pasos que el grupo dio más allá de "American Idiot" fue elegir un nuevo productor. Consideraron varios nombres de alto perfil, y hasta se reunieron con Linda Perry antes de seleccionar a Butch Vig para guiar las grabaciones, en lugar de mantenerse con el productor de muchos años Robert Cavallo.

"Simplemente nos movemos en una dirección distinta de Rob, y al final del día, Butch siempre estuvo en nuestra corta lista de productores", aseguró Dirnt. "Siempre supimos que con su experiencia, él tenía las destrezas para lograrlo".

Vig reconoce que estaban bajo una "inmensa presión" tras el éxito "American Idiot": "Es algo de lo que realmente no hablamos, pero todos sabíamos que estaba ahí", señaló. "Fue un disco difícil de grabar".

Lo que surgió fue un proyecto que explora una gran variedad de temas, algunas veces considerados muy densos para la radio, desde la adicción a medicamentos hasta la hipocresía religiosa o los sentimientos antibélicos. Pero el grupo insiste en que no se han despegado de sus raíces. "No creo que seamos una clase de banda izquierdista", insistió Armstrong.

"Nuestros disco es como una montaña rusa emocional", agregó. "No creo que sea sermoneador o algo parecido, creo que personifica emoción y confusión".

El baterista quien se mantuvo mayormente callado durante la entrevista, asegura: "Es la banda sonora de la vida".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes