La Guzmán lista para su "Fuerza Tour"

NUEVA YORK (AP). Superado un cáncer de mama, Alejandra Guzmán se pone de puntita y tutú para su gira musical "Fuerza Tour" y le grita al público que "viva la vida".

La rockera mexicana, que después de una década retomó sus clases de ballet exhortada por su madre, la actriz Silvia Pinal, dijo que sus próximos conciertos serán una mezcla de romanticismo, sensualidad y reflexión en los que incluirá desde pasos de danza clásica hasta actos de danza exótica.

"Traigo unos cuantos numeritos bien cachondos", adelantó la Guzmán a la AP en una entrevista telefónica sobre su gira, que arranca el miércoles en Laredo, Texas.

"En lugar de bailarines metí coristas que cantan y bailan... y de pronto escojo a alguien del público y le bailo bien cerquita, se lo pongo donde siempre quisieron (risas) y lo más divertido es lo prendida que se pone la gente, les encanta", dijo.

La intérprete de éxitos como "Eternamente bella", "Mírala, míralo" y "Hacer el amor con otro" vendrá acompañada por tres guitarristas, un bajista, un pianista, un baterista y dos coristas para repasar su repertorio de ayer a hoy.

"Hay canciones muy viejas a las que hicimos arreglos nuevos. Y hay canciones como "Volverte a amar" que no hay ni que cantar, la gente la canta sola", expresó complacida del tema por el que ganó un premio ASCAP (Sociedad Estadounidense de Compositores, Autores y Editores) el año pasado.

Preguntada cuántos temas interpretaría: "Los que me pidan", afirmó la artista. Pero en principio son unos 23 en poco menos de dos horas.

La gira sigue a su más reciente disco, "Fuerza", que salió en noviembre en México y Estados Unidos y para el que compuso la mayoría de los cortes, incluidos los sencillos "Soy sólo un secreto" y "Hasta el final".

Este último, que actualmente promociona, se lo compuso a su hija adolescente en uno de sus momentos más difíciles: atravesando un cáncer de mama por el que tuvo que someterse a una operación de emergencia y del que se dice completamente recuperada.

"Me siento bien contenta de estar viva, de estar bien, de poder escribir algo bueno, de sacar ese dolor y ese miedo en una canción y decirle a la gente que viva la vida", dijo.

"Y este disco para mí es un éxito... porque pude producir algo después de salir del hospital con (el italiano) Lori Cheroni, que es un gran productor... y pude hablar de cosas que me han pasado, de cosas vividas. Creo que nunca había disfrutado tanto hacer un disco como ahora".

Tras atravesar múltiples altibajos en su vida personal, incluidos escándalos de alcohol y drogas, la Guzmán dijo que su problema le enseñó "a vivir, a disfrutar cada momento".

"Aprendí a decir todo lo que siento y decirlo así, sin miedo de lo que pase. Y aprendí a acercarme a la gente que más me quiere, a mi mamá, a mi hija, a mi padre (el cantante Enrique Guzmán) y decirles: '¡Carajo! ¡Te quiero! No soy nada más la rebelde, la loca, la que viene, canta y menta madres. Soy tu hija y te amo'".

Ahora que será portavoz de Ser, una campaña de prevención de cáncer de mama, Guzmán hará un llamado a las jovencitas para que se realicen el autoexamen y se mantengan alerta.

"Nunca es demasiado tarde", declaró. "A mí me fue muy bien porque tuve suerte que lo encontré a tiempo. Hay que estar consciente de que es una enfermedad cada vez más grande y la podemos prevenir, detectar y destruir. Es cosa de conciencia".

Con casi dos décadas de carrera y más de 10 discos grabados, Alejandra Guzmán recorrerá este mes varias ciudades de Texas y California y en mayo regresará a su país para una presentación en el Auditorio Nacional de la capital. Junio y julio los pasará recorriendo España con la Orquesta Mondragón, con la que este año grabó un dueto.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada

¿Quieres disfrutar de los mejores hoteles?