Iglesias y Duran Duran deleitan en Costa Rica

LA GUACIMA DE ALAJUELA, Costa Rica (AP). La banda británica Duran Duran llenó de goce a las miles de gargantas que asistieron al cierre del Festival Imperial, en una segunda edición que reunió en dos días a casi 50.000 espectadores.

La noche del domingo inició con la expectativa sobre el recibimiento que daría el público al español Enrique Iglesias, luego que cerca de 4.000 personas circularan en días previos una petición a los organizadores para que retiraran al cantante del programa.

La realidad fue otra y las fanáticas, sobre todo, hicieron sentir como en casa al artista, quien deleitó con un concierto de 40 minutos en una de las presentaciones más explosivas del festival, celebrado en el autódromo La Guácima, al oeste de la capital.

Iglesias complació con algunos de sus grandes éxitos, entre ellos "Bailamos" y "Nunca te olvidaré". Luego subió a la tarima a un seguidor al que le dedicó una canción, para luego hacer un dúo con él.

El intérprete terminó de ganarse a la gente cuando bajó a cantar con los espectadores.

"Es muy difícil encontrar hombres de 18 años que disfruten de mi música sin que les importe lo que piensen los demás. Por tal razón, cada vez que encuentro a uno que se sabe cada una de mis canciones, lo invitó a subir a la tarima para dedicarle una canción", explicó Iglesias en una rueda de prensa posterior a su presentación.

Al finalizar la canción "Dímelo", Iglesias salió ovacionado. Más tarde, durante su encuentro con la prensa, recibió un disco de oro por las cerca de 125.000 descargas digitales que ha tenido su álbum "Insomniac" en Centroamérica.

Tras la salida del español, el público se preparó para la llegada del plato fuerte de la noche: los curtidos integrantes de Duran Duran, que pisaban por primera vez suelo costarricense.

Con un espectáculo de una hora y media dieron un recorrido por los grandes éxitos de su larga trayectoria musical con "The reflex", "Falling down", "Notorios" y "Save a prayer", que hicieron a la multitud enloquecer de emoción.

El vocalista Simon Le Bon dedicó la canción "Ordinary World" a todos los presentes, al expresar que se deben sentir orgullosos de vivir en un país sin ejército.

En una conferencia de prensa efectuada antes de su presentación, los integrantes del grupo expresaron estar muy motivados y contentos de presentarse en Costa Rica. Le Bon justificó la extensa demora para llegar a la región, al señalar que "hay que esperar por las cosas buenas".

Los británicos cerraron el festival, que en dos días tuvo en su cartel artistas como el también británico Seal; Café Tacvba y Zoé, ambos de México; los argentinos de Babasónicos y las bandas estadounidenses Incubus y Smashing Pumpkins, junto a los grupos costarricenses LePoP y PorPartes.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada