Juan Luis Guerra emprende "La travesía"

MIAMI (AP). Habría que perder la movilidad de la cintura para abajo para no pararse a bailar, o al menos seguir el ritmo de la música con los pies o con los dedos, cuando Juan Luis Guerra y 4.40 suban al escenario.

Y a juzgar por un pequeño adelanto, el icono dominicano de la bachata y el merengue regresa a toda máquina el sábado, cuando arranca en el American Airlines Arena de Miami "La travesía", su primer gran gira internacional en más de diez años.

Es poco probable que Guerra decepcione a sus viejos y nuevos fans con el espectáculo, que llevará a ciudades como Nueva York, Los Angeles y San Juan de Puerto Rico antes de saltar a España, Holanda y quizás más, pues aún podrían sumarse fechas.

"Esta gira es para promover el nuevo disco, 'La llave de mi corazón', pero también es un recuento de los éxitos, desde el primer CD hasta lo más reciente, y vamos a ir tocando todas las canciones que se han hecho populares", dijo el jueves a la AP el cantautor de "Burbujas de amor", "Bachata rosa", "Visa para un sueño" y muchos otros éxitos en medio de un ensayo.

Un escenario de tres hileras en el American Airlines Arena, que acomoda a los casi 20 músicos de la gira, es tan poco pretencioso como el artista. Pantallas gigantes con una mezcla de videos e imágenes psicodélicas y un sofisticado diseño de luces complementan el show sin eclipsar a sus protagonistas.

Incluso ensayando los miembros de 4.40 parecen pasarlo bárbaro. Muchos han estado en la banda por más de 10 años y su camaradería es evidente por el modo en que una sección de metales saluda a otra durante una prueba de sonido o por el modo en que los coristas practican sus pasos cual si fueran viejos amigos en una fiesta privada, poniéndose a bailar su propia (aunque muy bien coordinada) coreografía.

Guerra, parado en el centro de todo eso, esboza una sutil sonrisa al tiempo que un trompetista termina un solo en la canción "A pedir su mano".

Este ha sido un año extraordinario para el líder de la agrupación, que ganó su segundo Grammy y sumó cinco Latin Grammy a su lista de reconocimientos con "La llave de mi corazón", una mezcla de bachata, salsa, merengue, jazz y hasta hip hop y según Guerra el álbum más romántico de su carrera.

"Creo que sobre todo exalta mucho la figura de la mujer", expresó el poético músico, quien dedicó el disco a su esposa Nora Vega, a la que conoció mientras estudiaba en la Universidad de Música de Berklee en Boston a principios de los 80 y con quien tiene 24 años de casado.

Pese a que intentó incluir algunas canciones de corte más social en "La llave" como "El Niágara en bicicleta" u "Ojalá que llueva café", dijo, "no era el momento de hacerlo".

"Cuando trataba de escribir algo social, me iba más por lo romántico", relató. "No se puede forzar la inspiración".

Conocido por su personalidad sencilla y muy reservada, Guerra se deleita en el escenario con el entusiasmo del público. Y aunque la idea de salir en una gira le agrada, "no diríamos que lo estoy buscando", acotó, "pero era el momento de hacerlo".

"Me siento muy bien y es un gran privilegio ver a la gente recibirnos con tantas emociones diferentes", concluyó el artista.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes