Julio Iglesias celebra sus 40 años en gira por España

MADRID (AFP) - El célebre cantante español Julio Iglesias celebra estos días los 40 años de una carrera que inició por casualidad con una gira por España que también le ha llevado a Benidorm, la ciudad costera donde un desconocido joven que iba para futbolista ganó su primer festival.

Iglesias ofrece hoy martes, uno de sus seis conciertos de su gira española en El Puerto de Santa María, localidad veraniega de la provincia de Cádiz (Andalucía, sur) en la que 5.000 personas ya tienen su entrada por entre 30 y 300 euros para un concierto en la plaza de toros que será "largo", promete el ayuntamiento.

"No va a despachar rápido"; "viene con todas sus ganas" a esta ciudad en la que ya actuó dos veces, la última hace 16 años, y cerca de la cual tiene una casa, aseguró la alcaldía a la AFP.

La de esta noche es su penúltima cita con el público español de una gira de seis conciertos que comenzó en Málaga el 2 de agosto y siguió en Gerona, Benidorm y Santa Cruz de Tenerife.

El día del 40 aniversario de su carrera, el 17 de julio, estaba de concierto en Rumania. Esa fecha de 1968, un desconocido joven de 25 años ganó el Festival de la Canción de Benidorm con "La vida sigue igual".

Julio (23 de septiembre de 1943), el mayor de dos hermanos de una familia afincada en Madrid, iba para futbolista y llegó a jugar en los equipos juveniles del Real Madrid, aunque sin dejar los estudios, que le llevaron a terminar la carrera de Derecho.

Pero a los 20 años, un accidente de tráfico lo dejó postrado durante una larga convalecencia durante la cual empezó a escribir y a tocar la guitarra.

Tras su recuperación fue a ofrecer sus canciones a una discográfica que le convenció para participar en Benidorm.

Sólo un año después saltó a América, donde hizo su primera gira, que incluyó el Festival de Viña del Mar, en Chile, y el italiano de San Remo.

En poco tiempo empezó a recorrer el mundo y se convirtió en el cantante latino de música romántica más internacional: en 1983 obtuvo un disco de Diamantes, el primero y único concedido por el Libro Guinness de los Récords por liderar la venta de discos en el mayor número de idiomas de la historia.

En 1985 fue homenajeado con una estrella en el bulevar de los Famosos de Hollywood. Y en 40 años ha vendido más de 250 millones de discos y recibido más de 2.600 discos de platino, según su página internet oficial.

"Han sido 40 años intensos y muy felices", aseguró este martes al diario La Voz de Cádiz.

Cuarenta años que coinciden con su 65 cumpleaños, que celebrará en septiembre --entre Monterrey y Guadalajara tras continuar su gira en Estados Unidos y México-- y que pesan, a juzgar por el mal rato que pasó en junio durante un concierto en Rusia que tuvo que interrumpir.

"Como pasa el tiempo, ¿verdad? Uno no se da cuenta de ello, pero así es la vida", comentó este martes. Y en el ayuntamiento de El Puerto aseguraron a la AFP que "no sería de extrañar que fueran los últimos conciertos en España en muchos años".

Tras un año de intenso 'tour' se retiraría a descansar en sus casas de Miami (EEUU), Punta Cana (República Dominicana) y Marbella (sur de España) con su esposa, la holandesa Miranda Rijnsburger, con la que tiene cinco hijos de entre 11 años y un año.

El cantante también tiene otros tres hijos adultos de su primer matrimonio con Isabel Preysler. Ambas familias son asiduas de la prensa del corazón en España.

Tras cuatro décadas de éxito mundial con "Hey", "De niña a mujer", "Gwendolyne" y "Me va, me va", el diario El País subrayó recientemente que "la vida ya no sigue igual" para el cantante, ya que en Benidorm sólo consiguió vender 2.000 entradas para un aforo de 7.000.

Pero con dos llenos en Gerona y una gira mundial de al menos 10 meses, la carrera de Julio aún no ha terminado. "Mientras tenga fuerzas, ahí estaré", en una profesión que le "apasiona", prometió este martes.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada