KÁRYYN y Holly Herndon destacan en los escenarios más experimentales

La música sobrecogedora de KÁRYYN y el espectáculo que Holly Herndon ha construido con la ayuda de una sofisticada máquina de inteligencia artificial destacaron este viernes en los escenarios más experimentales e innovadores del Sónar.

La artista Holly Herndon presentó en el Sónar Hall su nuevo espectáculo, "Proto", en el que actúa junto a cinco cantantes y Spawn, un ordenador con procesos autónomos de generación de sonido, procesamiento vocal y manipulación visual.

Holly canta, pero el sonido que recibe el público no sale, al menos exclusivamente, de su garganta porque Spawn interpreta la melodía de la cantante y la devuelve transformada por una serie de acordes, variaciones y modulaciones casi robóticas que genera autónomamente.

El público también pudo probar esta novedosa máquina, pues Holly hizo cantar a los asistentes unas sencillas melodías para grabarlas e introducirlas en Spawn, creando así nuevas bases vocales para sus temas.

Poco después, el público menos festivo y más experimental del Sónar disfrutó de una de las sorpresas agradables de la tarde, KÁRYYN, que escondida tras instrumentos electrónicos y haces de luz roja logró sobrecoger al auditorio con su música sobrenatural.

Hermana musical de Björk, la norteamericana abandonó su escondite tras los primeros temas y recorrió el sombrío escenario exorcizando demonios.

Afincada en Los Ángeles desde los 10 años, la artista recalca su origen sirio y sus raíces armenias y se siente portavoz emocional del sufrimiento de su familia y su pueblo, que huyó del exterminio para sufrir después la guerra.

En paralelo actuó en el Sónar Dôme el italiano Lorenzo Senni con su grupo Stargate, que bien podría ser la banda de rock del futuro: luces rojas y moradas, dos guitarristas vestidos de cuero negro y con el pelo largo, y una mesa de mezclas que se encarga de la base.

Ellos mismos describieron su sonido como "el espacio que hay entre el trance a cámara lenta y ese momento antes del sueño", que se refleja en temas que van desde la "computer music" (música de ordenador) más radical hasta las grabaciones de campo y el arte sonoro.

Este proyecto, iniciado en 2012, surge de las investigaciones de Senni sobre estructuras sónicas a partir de diferentes técnicas de grabación, que dieron como resultado un espectáculo de música futurista que oscila entre lo digital y lo orgánico.

Este concierto forma parte de la muy limitada serie de actuaciones que Senni y Stargate están organizando con motivo de la grabación de su nuevo trabajo en el estudio móvil que Red Bull tiene en Matera (Basilicata, Italia), una ocasión que muchos de sus compatriotas no quiso perderse, pues en el concierto era difícil escuchar otra lengua que no fuese el italiano entre los asistentes.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes