Lady Gaga: "¿Quién no se siente a veces como un Judas?"

México (EFE). Los escozores religiosos que ha provocado el estreno de su vídeo "Judas" no le quitan el sueño a Lady Gaga, que defendió el mensaje de perdón que lleva el tema y matizó que todo gira en torno a un mal novio.

"¿Quién no se siente a veces como un Judas, incomprendido, criticado por todos, y necesita que lo perdonen?", explicó en la multitudinaria rueda de prensa que ofreció en la capital mexicana, donde recala su Monster Ball Tour a unos días de su final.

Comparado con lo que fue el "Like a prayer" de Madonna en los ochenta -donde aparecía un Cristo negro-, "Judas" presenta a Jesucristo de rasgos latinos y sus apóstoles como motociclistas rebeldes en Los Ángeles y a la propia Lady Gaga como María Magdalena.

El traidor Judas está encarnado por Norman Reedus, un actor de culto por su papel de vengador callejero con tintes religiosos en "The Boondocks Saints".

El tema le ayudó a superar una mala experiencia y a darse cuenta de algo: "Para vencer a la oscuridad en tu vida, hay que perdonar".El trasfondo religioso obedece únicamente al poder que tiene como metáfora para comunicar.

Aunque se hizo de rogar para bajar desde su cuarto de hotel -más de dos horas tuvo esperando a la prensa-, Lady Gaga venció las reticencias con sonrisas.

"Quería estar perfecta para ustedes", se disculpó, luciendo con un vestido azul semitransparente, una peluca rubia y morena y un centelleante collar.

La cantante, que en sólo dos años ha ascendido a la cúspide del pop y ha hecho de la fama una parte medular de su música, impartió cátedra al respecto. "El arte de la fama es saber quién eres, hasta la última uña, y defenderlo con todo lo que tienes", dijo.

"No presto atención a los críticos, si lo hubiera hecho no estaría donde estoy ahora mismo. Nadie creía en mí", añadió.

En medio de la conferencia, una adolescente se plantó delante de ella y, a punto de llorar, le declaró su amor. "Tengo tantas cosas que decirte...", logró decir con dificultad, para pedirle acto seguido a la diva cinco minutos en privado.

Lady Gaga, sentada en una sillón rodeado por espadas, a modo de trono, accedió. No obstante, la chica intentó más tarde luego darle un regalo y fue desalojada por la seguridad. "Los fans son mi religión, les diría 'no me veneres a mí, venérate a ti mismo", refirió la artista.

Aunque su Monster Ball Tour esta semana es su primer gran show en México, Lady Gaga se acordaba de cuando actuó como desconocida telonera (abridora) para los New Kids on The Block en el Auditorio Nacional capitalino hace unos años.

El concierto que ofreció anoche en el Foro Sol de Ciudad de México reunió a 55,000 personas durante dos horas. Hoy volverá a cantar en el mismo lugar y mañana lo hará en el Madison Square Garden de su natal Nueva York para cerrar la gira.

El día 23 lanzará su tercer disco, "Born this way", en el que incluye "Judas" y "Americano", este último tema estrenado en sus conciertos en México, para pedir la igualdad de los migrantes latinos en Estados Unidos. Uno de los remixes estará cantado en español por la diva, con mariachi mexicano y sin electrónica.

Lady Gaga se mostró en contra de leyes como la SB1070 de Arizona (EE.UU.), muy dura con la población migrante, y matizó que prefiere actuar allí a no hacerlo, para contribuir a arrojar luz sobre una situación de oscuridad.

Finalmente, desmontó ante la prensa una leyenda urbana: "No, 'Alejandro' no está dedicado a (el cantante mexicano) Alejandro Fernández. Pero me gustaría conocerle. Es muy guapo", jugueteó pícara.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada