Lenny Kravitz canta una América en blanco y negro

PARÍS ( AFP). De vuelta después de tres años de ausencia, Lenny Kravitz publica el lunes su noveno disco "Black and White America", en el que explora con más o menos éxito todos los periodos de la música estadounidense, desde el funk hasta el rap.

" Black and White America" es el primer disco del cantante de 47 años con el sello Roadrunner (Atlantic Records/Warner Music).

Lenny Kravitz explicó a la prensa haber empezado a trabajar sobre un disco centrado en el funk, antes de que la inspiración le llevara por otros caminos.

Al final, " es mi disco más variado tanto desde el punto de vista de la música como desde el de la letra", estima el músico, que la grabó durante dos años en Bahamas y luego en París.

En el disco, Kravitz explora todos los géneros musicales que marcaron a Estados Unidos en estos últimos 50 años: el rock de los años 70 ("Push"), el de los años 80 ("Rock Star City Life"), el soul ("Looking Back on love")...

Este cantante, al que la crítica le reprocha su tendencia a mirar demasiado hacia el pasado de la música en detrimento del futuro, toca incluso al rap y al dancehall.

Para ello, Kravitz se ha rodeado de pesos pesados, como Drake y Jay-Z, con los que ya había colaborado. Pero visiblemente no está cómodo en estos géneros y el resultado es decepcionante.

El músico da lo mejor de sí mismo realmente en las canciones funk, al origen del proyecto: "Black and White America", que suena como un clásico de Sly Stone, o "Superlove".

Como acostumbra a hacer, Kravitz evoca en numerosas canciones el amor y las mujeres, con un homenaje especial a las originarias de Bahamas en "Boonguie Drop".

" Esta gente contaba su repugnancia por aquello en lo que se había convertido América, su repugnancia por tener a un comandante en jefe negro. Querían que América volviese 100 años", explica Lenny Kravitz, que nació de una pareja mixta en Estados Unidos de los años 60.

En aquella época, " la gente les gritaba insultos y les escupía a mis padres", recuerda.

" La canción habla a la vez de mi historia y de la situación racial en ese país. A lo mejor estamos evolucionando, pero mucha gente quiere agarrarse a sus viejas ideas", dice.

En 20 años de carrera, el estadounidense vendió más de 35 millones de discos por todo el mundo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada