Marsalis y Chucho Valdés listos para hacer historia en Cuba

LA HABANA (AP). El trompetista estadounidense Wynton Marsalis pasó un fin de semana en Cuba a pura música, grabando temas con leyendas locales como el pianista Chucho Valdés y la cantante Omara Portuondo y poniendo a punto una serie de conciertos en la isla.

"Es un honor para nuestros músicos venir a La Habana debido a la larga tradición de los grandes músicos que ha producido" la isla, dijo Marsalis el lunes durante una conferencia de prensa para dar a conocer el programa de conciertos que realizará junto a su Orquesta de Jazz del Lincoln Center de Nueva York.

En su encuentro con los periodistas y también como principal atractivo de las jornadas que le tocaron vivir en Cuba estuvo el pianista y compositor Chucho Valdés, ganador de varios Grammy y uno de los más reconocidos artistas de la isla.

La visita de Marsalis, de 48 años, se suma a un creciente intercambio de creadores, intérpretes e intelectuales de la nación caribeña con sus pares estadounidenses, tras una década de endurecimiento de las relaciones en esta área propiciadas por la administración republicana del presidente George W. Bush y que pareció suavizarse con la llegada de Barack Obama.

Durante la conferencia de prensa estuvo también Portuondo, quien aprovechó la estancia de Marsalis y su cercanía con Valdés para grabar con ambos el tema "Esta tarde vi llover", del mexicano Armando Manzanero, que formará parte de una producción de la diva del Buena Vista Social Club.

Marsalis y su orquesta llegaron el sábado a Cuba para ofrecer cinco conciertos en la capital. Además, el músico recorrerá centros de enseñanza, impartirá talleres y ofrecerá una clase magistral para estudiantes avanzados y maestros.

"Cuando yo tenía 12 años mi padre vino... con el disco de Chucho Valdés y me dijo, 'Mira hombre cómo tocan los socios (en sentido coloquial) en Cuba'", rememoró el estadounidense.

Valdés, por su parte, expresó que "es un hecho histórico que se presente (en Cuba) una banda de esta categoría con unos músicos tan importantes".Tanto Valdés como Marsalis vienen de una familia de prestigiosos músicos.

"El sueño se está realizando", agregó Valdés, para quien más allá de las cuestiones políticas o las fronteras la música es un "lenguaje universal por excelencia".Medios de prensa locales informaron que el domingo el músico estadounidense recibió el Premio Cubadisco Internacional del Instituto Cubano de la Música, por su trayectoria y la defensa de las tradiciones jazzísticas.

Nacido en Nueva Orleáns, Marsalis es hijo de un afamado pianista de jazz y hermano de otros dos artistas que cultivan el género. La crítica lo consideró uno de los jóvenes más prometedores desde sus inicios profesionales en los años 80.

Valdés, por su parte, tiene actualmente 68 años y es hijo del también pianista Bebo Valdés, quien salió de Cuba tras el triunfo de la revolución y vive en Europa. A los 16 años ya tenía su propia banda y a lo largo de su vida obtuvo importantes distinciones, incluyendo varios Grammy y Latin Grammy.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada