Marta Sánchez "abrumada" ante repercusión de su versión del himno de España

Al igual que ha ocurrido con los anteriores intentos de poner letra al himno de España, la versión tan particular que del mismo ofreció este fin de semana la cantante Marta Sánchez durante uno de sus íntimos conciertos en el Teatro de la Zarzuela de Madrid ha generado un gran revuelo en la opinión pública y, sobre todo, un aluvión de reacciones contrapuestas sobre su calidad lírica o sobre lo adecuado de la propuesta.

Pero independientemente de cuál de los dos bandos -el de sus defensores o el de sus detractores- es mayoritario en este debate, lo cierto es que la intérprete madrileña no podría estar más satisfecha ante la relevancia que se le ha dado a una iniciativa tan personal, ya que ella misma ha confesado este lunes que su decisión de proclamar así el "amor" que siente hacia su país natal le sobrevino durante una época particularmente difícil que vivió a lo largo de su pasada estancia en Miami.

"Surgió hace más de un año, cuando vivía en Miami, lo pasé muy mal allí, lejos de mi gente, añoraba a mi país. Es una carta de amor", ha contado esta mañana en una entrevista a la emisora Onda Cero, poco después de celebrar el impacto mediático que se desprende de su llamativa idea.

"Me enorgullece que no haya pasado desapercibido. Estoy contenta porque no ha habido prácticamente ninguna crítica que me haya hecho daño. Estoy alucinada", ha expresado todavía "abrumada" ante la repercusión del hecho.Tras revelar que su teléfono "sigue ardiendo" con llamadas y mensajes de apoyo por parte de sus amigos y familiares, la estrella de la música ha querido también defender su atrevida propuesta alegando que el himno nacional "pertenece a todos los que hemos nacido aquí y es una canción de la que tendríamos que estar orgullosos".

De la misma forma, Marta no ha dudado en fantasear con la posibilidad de que su letra acabe ganando carácter oficial después de que una de las muchas felicitaciones que ha recibido en Twitter viniera nada menos que del presidente del gobierno, Mariano Rajoy.

"Me iría a la tumba tranquila, pero la verdad es que nunca he sido tan osada. Jamás pensé que iba a pasar esto, nunca imaginé que fuera a ser noticia de esta manera tan desbordante", ha exclamado.

Aunque la emotividad patriótica que exuda su canción ha llevado a muchos a especular sobre los posicionamientos políticos de Marta Sánchez, la artista ha negado con rotundidad que el tema deje entrever cualquier tipo de significación ideológica más allá del comprensible amor que siente hacia el país que la vio nacer y al que extrañó profundamente durante sus cuatro años de vida en Estados Unidos, como ya dejó patente en sus redes sociales cuando preparaba la mudanza para regresar a casa.

"No he hecho esto con ninguna connotación política. Se me ocurrió mucho antes de que explotara nada en España [en referencia a la crisis catalana]. Eso me salva y es mi garantía de que no tiene nada que ver con eso", ha afirmado en otra entrevista a la cadena Ser."He elegido una canción que es patrimonio nacional porque tenemos que estar orgullosos de nuestro país, que se vive muy bien aquí, mejor que en ningún sitio, y creo que puedo hacer esto porque me he recorrido España entera con mi música", ha sentenciado.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes