Metallica pone el ritmo en una jornada de alto voltaje en el ACL de Texas

La capital de Texas vibró hoy con el frenético ritmo de la batería y las guitarras de la afamada banda estadounidense Metallica, que en la segunda noche del festival Austin City Limits (ACL) lideró un cartel repleto de acción.

Los californianos iniciaron su actuación honrando la tierra en la que actuaban y proyectaron imágenes de una película del género "western", acompañada de una banda sonora desafiante que al acabar dejó completamente a oscuras y en silencio el parque Zilker de Austin.

Unos segundos más tarde, las luces y un atronador sonido metálico despertaron a la audiencia, que ya no paró de bailar y saltar durante las dos horas que duró el espectáculo.

"¡Huelo a barbacoa!", gritó James Hetfield, vocalista de Metallica, tras la primera canción y, ante el jaleo del público, continuó: "Eso significa que estamos en Texas, encantados de formar parte del Austin City Limits, vamos a disfrutar hoy de nuevas canciones pero también de lo que todos estamos esperando".

Las dos canciones posteriores a estas palabras fueron "Hardwired" y "Atlas, Rise!", sencillos del último álbum de estudio de la banda, "Hardwired... to Self-Destruct", publicado en 2016.

Sin embargo, los seguidores esperaban impacientes que sus ídolos del "trash metal" entonasen al fin el himno "Nothing else matters", con lo que demostraron que este clásico mantiene su esencia 27 años después de su lanzamiento.

Este oasis de calma acabó con los acordes de "Enter Sandman", que retomaron los frenéticos golpes de batería con los que Metallica finalizó el concierto.

En esta jornada del ACL, que se celebra en Austin del 5 al 7 y del 12 al 14 de octubre, artistas como Residente, Lil Wayne, Disturbed o Justice mantuvieron el ritmo propuesto por los californianos.

El dúo francés Justice, conocidos por fusionar la música electrónica con el rock, sorprendieron con un intenso juego de luces sincronizado con los sonidos de sus temas más famosos como "D.A.N.C.E." o su primer álbum de estudio "Cross".

El público disfrutó también del hip-hop agresivo de Dwayne Michael Carter, Lil Wayne, rapero estadounidense de éxito que sustituyó en el último momento a Childish Gambino, nombre artístico del cantante y actor Donald Glover, que sufre "una lesión en el pie" que le ha obligado a posponer varias citas de su gira.

El espíritu latino estuvo representado por el artista de Puerto Rico Residente, que acudió al festival con un nuevo género inspirado en las ideas del padre del psicoanálisis, Sigmund Freud, y de la teórica del feminismo Judith Butler.

El rapero boricua no dudó en interpretar algunos de los títulos que le lanzaron a la fama junto al grupo Calle 13 y bailó junto a un entregado público "Atrevete te te" o la "Cumbia de los aburridos".

Austin City Limits es uno de los festivales principales del panorama musical estadounidense. En la edición del 2017, según estimaciones de la organización, reunió a casi medio millón de personas, con un impacto económico para la ciudad de 255 millones de dólares. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes