Miles disfrutan del jazz-latino de cubano Chucho Valdés

PANAMÁ (AFP). Cerca de 5,000 personas disfrutaron el jazz-latino de Chucho Valdés en un concierto ofrecido por el artista cubano en Panamá en el marco de la sexta edición del Festival Internacional de Jazz que se celebra en el país centroamericano.

El fundador de Irakere y su quinteto --además de Valdés al piano, Lázaro Rivero, bajo, Yaroldy Abreu, conga, Juan Carlos Rojas, en la batería, y Mayra Valdés, voz--, actuaron el jueves por la noche durante más de 90 minutos ante un público entregado, donde abundaban extranjeros, turistas y lo más granado del esnobismo panameño.

En el concierto de Panamá, en el que presentó su última producción y primer disco sinfónico "Canto a Dios", no faltó tampoco el mambo, la música popular, la danza cubana, el bolero y ciertos ritmos de blues y de soul.

Los aficionados también escucharon una selección de más de una decena de temas que recorrieron la vida de un artista que empezó a tocar el piano de oído a los tres años, y ahora está inscrito en el Hall de la Fama del Jazz latino junto a Tito Puente, Eddie Palmieri y Lalo Shiffrin.

No en vano es hijo de Bebo Valdés, que a sus 90 años sigue embelesando a sus fanáticos con su piano.

El ritmo y la pasión del ganador de cinco premios Grammy fue lo que más gustó, por ejemplo, a Juan Pascual, un músico residente en Boston amante de la guitarra española que venía por primera vez a Panamá.

"Lo he pasado divinamente porque ésta es una música de mucha pasión donde la fuerza rítmica palpita como un corazón" y ese ritmo "se lo transmiten al público y ves las cabezas de la gente moviéndose al ritmo de la música y con ganas de salir a bailar", dijo Pascual a AFP.

Precisamente, fruto de esa intensidad y pasión que defienden los seguidores de Valdés, el artista aseguró a los periodistas una vez concluido el espectáculo que "se me fue la hora y media muy rápido y parecía que estábamos empezando cuando ya habíamos terminado".

El propio autor y director describe su estilo como "jazz caribeño o jazz cubano. Cuba es una isla del Caribe pero está al lado de Puerto Rico, Santo Domingo y dentro de nuestras islas hay diferentes estilos de tocar pero con las mismas raíces", precisó.

Con al menos 32 discos editados, Valdés está considerado como uno de los mejores pianistas de jazz del mundo, junto a Bill Evans, Oscar Peterson, Herbie Hancock y Chick Corea.

La capital panameña, cuyo festival se está convirtiendo en cita mundial obligada para los amantes del jazz, homenajeó el miércoles a Chucho Valdés y al estadounidense Wayne Shorter con la llave de la Ciudad de Panamá.

Los dos legendarios músicos, que participan en el VI Festival de Jazz de Panamá, fueron declarados huéspedes ilustres de la ciudad.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes