Ne-Yo y Jamie Foxx arrancan homenaje a Michael Jackson

CARDIFF, Gales ( AP). Tres generaciones de la familia de Michael Jackson _salvo algunos ausentes_ se unieron el sábado a un grupo ecléctico de artistas para un concierto en homenaje al Rey del Pop, acto controvertido porque en estos momentos se está enjuiciando a su médico.

Los participantes exhortaron a los fanáticos a ignorar las críticas y los errores en la planeación que marcaron los preparativos para el espectáculo en Gales, y más bien a deleitarse en la celebración del legado musical de Jackson.

" No es sobre la controversia", dijo Ne-Yo, artista de rhythm and blues que arrancó el concierto con una ejecución de "Billie Jean" acompañada por algunos pasos de "moonwalk" bastante aceptables.

" No es sobre el juicio. No es sobre su muerte. Es sobre una celebración de su vida. Es acerca de celebrar su música", afirmó.

La multitud en el estadio Millennium de Cardiff hizo justo eso, con un rugido de aprobación cuando Marlon, Tito y Jackie _hermanos de Jackson y tres quintas partes de los originales Jackson 5_ salieron al escenario a interpretar "Blame It On the Boogie" con la banda juvenil británica JLS.

" ¿Pueden sentir su espíritu aquí esta noche?", preguntó Marlon. A juzgar por los vítores, los sombreros de fieltro y los guantes cubiertos de lentejuelas en la audiencia, muchos sí podían.

La lista de músicos en el espectáculo "Michael Forever" incluye a Christina Aguilera, Smokey Robinson, Gladys Knight, Leona Lewis, Cee Lo Green y, vía video, Beyonce.

El concierto ha generado división entre la familia del Rey del Pop y entre sus seguidores. Los tres hermanos y su hermana La Toya sí participaban, y se tenía programada la asistencia de la madre de Michael Jackson, Katherine, así como los tres hijos del cantante: Prince, de 14 años, Paris, de 13, y Michael Joseph Jr., de 9, conocido como Blanket.

Pero sus hermanos Jermaine y Randy, así como su hermana Janet, no acudieron por considerar equivocada la realización del concierto al mismo tiempo que el doctor Conrad Murray es juzgado en Los Angeles por presunto homicidio involuntario del afamado cantante.

Antes del concierto, Marlon Jackson dijo respetar la decisión de sus hermanos.

" Cada uno de nosotros se duele en forma distinta", señaló. " Nosotros queremos celebrar el lado positivo de su vida, las cosas positivas que hizo".

Jackson murió en junio de 2009, a los 50 años, mientras se preparaba para una serie de conciertos en Londres con los que buscaba dar nuevo impulso a su carrera.

Sus últimas horas están siendo recordadas con todo detalle en el juicio a Murray, acusado de darle al músico una dosis letal del anestésico propofol y otros sedantes en la recámara de su mansión rentada el 25 de junio de 2009.

Algunos aficionados han dicho que es inadecuado llevar a cabo el espectáculo en homenaje a Jackson mientras aún se está efectuando el juicio, pero los que acudieron a Cardiff consideran que es un antídoto adecuado al desalentador espectáculo en la corte.

" Hay mucha negatividad en ese tribunal", dijo Ronnie Lee, un chofer de camión de 32 años de Pembroke, Gales, quien lucía una camiseta del álbum "Thriller".

" Esta es una oportunidad de decir: 'Gracias Michael' y celebrar la música", agregó.

Aficionados de toda Europa se reunieron afuera del estadio, donde los vendedores acumulaban ganancias al ofrecer camisetas del Rey del Pop y sombreros de fieltro como los que solía usar Jackson.

" Pase lo que pase en ese tribunal, nunca tendremos a Michael de vuelta", dijo Karin Kiewiet, de 40 años, trabajadora municipal de Emmen en Holanda. " Esta es una buena oportunidad para que empecemos a entristecernos por ello".

La organización del espectáculo ha tenido problemas, al batallar los productores por agrupar a artistas de primer nivel para el homenaje, cuyos anfitriones son el actor Jamie Foxx y la conductora británica de televisión Fearne Cotton.

Los Black Eyed Peas se retiraron esta semana, al mencionar " circunstancias inevitables" en medio de reportes de que la exitosa banda se está separando.

A pesar de esa pérdida de último momento, el organizador Chris Hunt dijo que los aficionados pueden esperar un concierto "muy, muy espectacular".

" Todo lo que hemos hecho se ha regido bajo un criterio: ¿Michael lo habría hecho así, lo habría aprobado, le gustaría?", dijo Hunt, director de la empresa Global Live Events. " Estamos tratando de hacer algo digno de uno de los artistas del espectáculo más importantes de la era moderna".

Grupos de fanáticos de todo el mundo también han criticado el evento, no sólo por el momento en que se realiza, sino por los precios de los boletos que van de unos 100 dólares hacia arriba, y por lo que algunos consideran una ubicación lejana, en Cardiff, a 240 kilómetros (150 millas) al oeste de Londres.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada