Niall Horan acusa la presión ante su primer macroconcierto en Wembley

Aunque está más que acostumbrado a tener que defender sus habilidades vocales en recintos abarrotados de fieles seguidores, el cantante irlandés Niall Horan no ha podido ocultar ahora la tensión que se ha apoderado de él ante la idea de presentarse, por primera vez sin sus compañeros de One Direction, en la que sin duda será la primera gran cita musical de su carrera como solista: el festival Capital Summertime Ball que se celebrará este verano en el emblemático estadio de Wembley.

"Imagínate, voy a salir solo al escenario delante de 80.000 espectadores, voy a estar aterrado. Pero al mismo tiempo sé que la gente va a escucharte porque le gustan tus canciones, ya las han escuchado en la radio y solo quieren disfrutar de un gran día. Pero también es verdad que me encuentro entre una larga lista de artistas maravillosos", confesó el rubio intérprete sobre las sensaciones que le invaden ante semejante prueba de fuego.

Entre los muchos rostros conocidos con los que Niall compartirá jornada se encuentran artistas tan aclamados a nivel internacional como Bruno Mars, cuya participación en la edición de este año fue confirmada hace escasos días. Semejante fichaje no ha hecho otra cosa que reforzar la presión a la que se verán sometidos sus competidores para estar a la altura de las expectativas y no verse ensombrecidos por el aura del estadounidense.

"Ya tenemos cerrado el cartel del festival y lo hemos hecho con una grandísima noticia: la de que Bruno Mars, uno de los artistas más exitosos y que más discos han vendido del planeta, se sumará también a la lista. Hay que recordar que es el autor de algunos de los sencillos más aclamados de los últimos cinco años y que es especialmente reconocido por el carácter espectacular de sus actuaciones. Estamos deseando darle la bienvenida al estadio de Wembley junto al resto de artistas invitados", se felicitaba Ashely Tabor, presidenta de la promotora del macroconcierto, al confirmar oficialmente el anuncio en la emisora Capital Radio.

Además de medirse al ídolo estadounidense, Niall tendrá oportunidad también de codearse con el cuarteto británico Little Mix, el veterano Sean Paul y, sobre todo, con su buen amigo Shawn Mendes, quien precisamente se pronunciaba hace unos días sobre su próxima aparición en el famoso coliseo de la selección inglesa de fútbol.

"Creo que jamás he tocado delante de tanta gente, y la verdad es que me emociono solo de pensarlo. Espero lograr que el público cante conmigo, aunque nunca he tenido la oportunidad de intentar algo así con 80.000 personas. Espero poder hacerlo", apuntaba el joven a la misma emisora tirando de modestia y olvidando quizás que, a sus 18 años, ya está más que consagrado en la escena del pop melódico.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes